El desierto de Coahuila escondía el esqueleto de ‘El hombre de Bilbao’: otro sitio arqueológico a la colección de México

El desierto de Coahuila escondía el esqueleto de ‘El hombre de Bilbao’: otro sitio arqueológico a la colección de México

Redacción

Imagina la situación: eres un turista que está dando un tranquilo paseo por un desierto y, de pronto, encuentras restos óseos que parecen humanos. Lo primero es que te llevas un susto porque… a saber de qué serán, pero lo segundo es avisar a las autoridades. Precisamente eso es lo que ha ocurrido en el desierto de Coahuila, una zona al norte de México en la que las Dunas del Bilbao habían enterrado durante siglos un esqueleto.

Tras estudiarlo, resulta que los restos eran mucho más interesantes de lo que alguien podría pensar en un primer lugar. Y ha sido bautizado como ‘El hombre de Bilbao’.

Nuevo sitio arqueológico. En el momento del descubrimiento, los turistas avisaron a la Fiscalía de Personas Desaparecidas. Es un paso lógico porque podía ser alguien que hubiera desaparecido estos últimos años, pero tras la investigación, la Fiscalía vio oportuno que los investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia -INAH- se encargaran del caso. Hicieron bien.

Y lo que parecían unos restos óseos más, resulta que ha escalado. Los investigadores del INAH han logrado ubicar temporalmente estos restos. Debido a los materiales líticos que se han encontrado junto al esqueleto, se estima que la antigüedad del mismo oscila entre los 1.000 y 700 años y que pertenecía a un hombre de entre 20 y 30 años de edad. Algo interesante es que los huesos están en buen estado. Al menos, todo lo bien que pueden estar habiendo sido enterrados en algo como la arena, que no se lleva bien con la conservación ósea.

Más allá de los huesos. Aparte de las herramientas de piedra y los propios huesos, se han hallado fragmentos de cerámica y modelados de arcilla. Estos elementos hacen suponer a los investigadores que el joven perteneció al Clásico Temprano y hay detalles que permiten acotar mucho más la realidad de este joven. Lo primero es que los modelados de arcilla eran comunes en la región, que antaño era una zona de contacto e intercambio cultural de pueblos cazadores y recolectores que iban de Mesoamérica hacia Aridoamérica.

Además, los elementos líticos se parecen a los de la Cueva de la Candelaria, un sitio arqueológico explorado en la década de 1950 que se encuentra a unos 70 kilómetros de distancia del lugar. El joven también tenía una hoja de pedernal blanco característico de los cazadores, una punta de proyectil y un collar de conchas marinas. Todo esto indica a los investigadores que se trató de un hombre perteneciente a la Cultura del Desierto, relacionado con esa sociedad de Candelaria.

Foto Home

Particular. Sin embargo, ¿qué estaba haciendo allí? Eso sigue siendo un misterio y, seguramente, uno de los próximos pasos a investigar, con la esperanza de que la arena esconda algo más. Según Yuri De la Rosa Gutiérrez, investigador del INAH, este nuevo sitio arqueológico “no fue un lugar para enterrar muertos y tampoco hay una sola evidencia de que el cuerpo haya sido preparado, lo que nos lleva a pensar que el individuo estaba en su campamento cazando o pescando y algo le ocurrió”.

Otra hipótesis es que estaba enfermo y por eso se alejó del resto. De la Rosa añade que los lugares de enterramiento convencionales de esa cultura eran las cuevas profundas, que es donde se han encontrado contextos funerarios.

Más común de lo que parece. Aparte de la zona desértica, el INAH tiene tarea para los próximos meses, ya que analizará los materiales encontrados junto al esqueleto. Por otro lado, y pese a la importancia del descubrimiento, esto no deja ser un día más en la vida del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Estos últimos meses, los arqueólogos mexicanos han estado ocupando supervisando el trazado del polémico y ambicioso Tren Maya. En él, se han descubierto muchísimos tesoros (y hasta una nueva pirámide), pero también hay veces en las que son los ciudadanos quienes avisan a las autoridades tras encontrar algo extraño. Otro de los casos que está investigando el Instituto es el de una construcción descubierta por un vecino que estaba ampliando su rancho y que, ahora, es otro sitio arqueológico más.

Imagen | INAH

En Xataka | Las multas que impone México por subirse a las pirámides de Teotihuacán o Chichén Itzá


La noticia

El desierto de Coahuila escondía el esqueleto de ‘El hombre de Bilbao’: otro sitio arqueológico a la colección de México

fue publicada originalmente en

Xataka

por
Alejandro Alcolea

.