China “juega” otra vez a que invade Taiwán: sus nuevas maniobras militares rodean la isla rebelde

Cultura

La tensión ha vuelto al estrecho de Taiwán, si es que alguna vez se fue. El jueves, el Ejército chino inició ejercicios militares a gran escala alrededor de Taiwán y continúa con ellos. Las maniobras coinciden, y no por casualidad, con la toma de posesión, el pasado lunes, del nuevo presidente de la isla independiente, William Lai. Pekín considera a Taiwán una provincia más bajo su soberanía y a Lai un “alborotador”.

Tras jurar su cargo como quinto jefe de Estado elegido por sufragio directo en la historia de Taiwán, Lai (Lai Ching-te) reafirmó la importancia estratégica del territorio y su contribución al orden mundial. El presidente instó a Pekín a abandonar sus persistentes tácticas de intimidación y a buscar una relación basada en el respeto mutuo y la coexistencia pacífica.

El principio de ‘una sola China’

Este jueves, Lai pidió calma a la población, movilizó a las fuerzas armadas y aseguró que su Gobierno protegerá con “determinación” la democracia taiwanesa. Al otro lado, las autoridades de China le acusan de “jugar con fuego” y “empujar a la isla a la guerra” con sus declaraciones, que “cuestionan el principio de ‘una sola China'” por el que se rige el país.

“Taiwán es el Taiwán de China. Cómo resolver este asunto depende de los 1.400 millones de personas que viven en China y el Ejército defiende la soberanía nacional y la integridad territorial con acciones prácticas”, ha asegurado el portavoz del Ministerio de Defensa chino, Wu Qian.

Probando cómo “hacerse con el poder” en la isla

El adjunto de Inteligencia a la Jefatura del Estado Mayor de Taiwán, el general Huang Wen Chi, ha denunciado la falta de información que China está proporcionando sobre estas últimas maniobras. “A diferencia de ejercicios militares previos alrededor de Taiwán, esta vez ni nos han proporcionado las coordenadas donde iban a tener lugar ni nos han informado sobre qué espacio aéreo iban a restringir”, ha indicado en un comunicado recogido por el Taipei Times.

Las maniobras chinas incluyen operaciones conjuntas del Ejército, la Armada, la fuerza aérea y la fuerza de cohetes de China y tienen lugar en el estrecho de Taiwán, que separa la isla de China continental, pero también al norte, al sur y al este. Según ha declarado el Ejército Popular de Liberación de China, estos ejercicios están diseñadas para poner a prueba su capacidad de “hacerse con el poder” sobre la isla. Son los mayores ejercicios militares en más de un año.

49 aviones y 19 buques de guerra chinos

Las maniobras comenzaron el jueves por la mañana. Pekín envió buques de guerra y aviones de combate alrededor de Taiwán y sus islas periféricas, en lo que calificó de “fuerte castigo a los actos separatistas de las fuerzas independentistas de Taiwán”. Este viernes, el Mando del Teatro Oriental del Ejército Popular de Liberación dijo que continuaba los ejercicios a ambos lados de la cadena de islas.

Entre las 6 de la mañana del jueves y las 6 de la mañana del viernes, el Ministerio de Defensa de Taiwán detectó 49 aviones chinos, 35 de los cuales cruzaron la Línea Media, un punto de demarcación informal en el estrecho de Taiwán que Pekín no reconoce pero que hasta hace pocos años había respetado en gran medida. Cerca del estrecho, fueron detectados 19 buques de guerra chinos y siete guardacostas.

Ataques simulados de barcos y aviones

Según la televisión pública china (CCTV), las Fuerzas Armadas chinas han simulado este viernes ataques con misiles y han enviado aviones de combate con misiles reales junto con bombarderos. Estos últimos establecieron varias formaciones de ataque en aguas al este de Taiwán, llevando a cabo ataques simulados en coordinación con buques de guerra.

El buque chino Nantong llevó a cabo misiones de patrulla de preparación para el combate y simulacros prácticos en el estrecho de Taiwán, seguido a 0,6 millas náuticas por el buque taiwanés Zheng He, según informó la cadena estatal.

La Guardia Costera china, por primera vez

Cuenta la NBC norteamericana que un oficial de relaciones públicas de la Séptima Flota de la Armada de Estados Unidos declaró que presta atención a “todas las actividades” en el Indo-Pacífico y se toma “muy en serio” la responsabilidad de disuadir las agresiones en la región.

Por primera vez, informa la CNN, los simulacros están contando con la participación de la Guardia Costera china, que operó en zonas próximas a las islas taiwanesas de Kinmen, Matsu, Wuqiu y Dongyin, situadas frente a la costa sudoriental de China. Las imágenes de la CCTV muestran a soldados del Ejército Popular de Liberación moviendo artillería móvil y sistemas de misiles a su posición, aunque no mostraban fuego real.

Sin fuego real… de momento

Esto último lo ha confirmado el Ejército de Taiwán. Aunque existen similitudes en el posicionamiento de algunos de los barcos, hasta el momento, las fuerzas chinas no han empleado munición real en sus simulacros, como sí hicieron hace dos años.

Se refiere Taiwán a las maniobras que China efectuó en 2022 en represalia por la visita de la entonces presidenta de la Cámara de Representantes de EE UU, Nancy Pelosi. Pekín entendió aquel viaje como una de las mayores afrentas diplomáticas de los últimos años.

Taiwán ha condenado las nuevas maniobras militares chinas como “provocaciones irracionales” y ha enviado sus propias fuerzas marítimas, aéreas y terrestres en respuesta. La oficina presidencial declaró el jueves que es “lamentable ver cómo China amenaza la democracia y la libertad de Taiwán y la paz y la estabilidad regionales con provocaciones militares unilaterales”.

Y el Parlamento intentando aprobar reformas

Mientras las tropas chinas “juegan” a que toman la isla, el Parlamento de Taiwán volvió a vivir este viernes una nueva jornada de tensión por el intento de la oposición de aprobar un paquete de reformas que dotaría al Legislativo de un mayor poder de control sobre el Gobierno, informa Efe. Cánticos, eslóganes e improperios protagonizaron la reanudación de la sesión sobre los controvertidos proyectos de reforma legislativa.

El gobernante Partido Democrático Progresista (PDP), al que pertenece Lai, el nuevo presidente taiwanés, cuenta con sólo 51 de los 113 escaños del Yuan Legislativo (Parlamento). En frente están los 60 asientos de la oposición, los 52 del Kuomintang (KMT) y los 8 del Partido Popular de Taiwán, que han unido fuerzas para impulsar su agenda legislativa.

De forma paralela, cientos de manifestantes ocuparon desde primeras horas de la mañana una de las calles aledañas al Parlamento para manifestar su oposición a este paquete de reformas, debido al presunto “abuso” de la mayoría del KMT y el PPT para aprobarlas sin el suficiente debate parlamentario.

Fuente: 20 minutos