Errejón dice que la papeleta de Sumar solo “vale para un giro a la izquierda”, frente al actual Gobierno “en bucle”

Errejón dice que la papeleta de Sumar solo “vale para un giro a la izquierda”, frente al actual Gobierno “en bucle”

El portavoz de Sumar en el Congreso, Iñigo Errejón, ha asegurado que “la papeleta de Sumar vale única y exclusivamente para dar un giro a la izquierda” en Euskadi, donde no ve razones para “conformarse” con un gobierno de PNV y PSE-EE “en bucle” con “el freno de mano puesto”. “Se puede ir a por más”, ha señalado, destacando que en el País Vasco hay “fuerza social” y “equilibrio de fuerzas” para “avanzar”.

Errejón ha apoyado este viernes a la candidata de Sumar a lehendakari, Alba García, en un acto en la plaza Unamuno de Bilbao, en el que también han participado Xabi Jiménez, concejal de Ezker Anitza en Bilbao, y Carmen Muñoz, coportavoz de Berdeak Equo.

En su intervención, Errejón ha advertido de que las elecciones vascas llegan en un momento internacional “muy complicado” en el que las democracias occidentales “tal y como las conocíamos” están “bajo asedio, amenazadas por una ofensiva reaccionaria”, que no se frena “solo saliendo a empatar el partido”, sino que es preciso “levantar una propuesta alternativa”.

En este sentido, ha valorado que, en las elecciones generales del pasado 23 de julio, fue posible “frenar un gobierno en el Estado que tuviera a Feijóo como presidente y a Abascal como vicepresidente”. No obstante, ha advertido de que “esa victoria no se defiende sola, simplemente permaneciendo, acumulando días en el Gobierno”, algo que “a menudo cuesta mucho trabajo que el Partido Socialista entienda”.

“No existe algo así como conservar los derechos. Los derechos o se expanden o retroceden”, ha insistido, precisando que un gobierno progresista “no se puede quedar quieto” y “su estabilidad depende de avanzar, avanzar y avanzar”.

Errejón ha defendido que Sumar ha sido “el motor social” en el Gobierno y “dice las cosas como son”, lo que “a veces es verdad que es difícil, a veces implica empujar, a veces implica perseverar, pero después las comienzan a decir otros y al final se convierte en leyes y en derechos para todas y para todos”.

Para el diputado de Sumar, en Euskadi “hay más condiciones que en ningún otro sitio para avanzar” porque la correlación de fuerzas “es mejor” y es “un pequeño país que tiene el orgullo de estar a la cabeza en una buena parte de las transformaciones sociales, en la solidaridad internacionalista con el pueblo palestino, en la huelga feminista que defiende que los cuidados tienen que estar en los servicios públicos, en la fuerza organizada de los sindicatos y de los trabajadores que conquista mejoras todos los días”.

“Si aquí hay un equilibrio de fuerzas mejor para las transformaciones sociales, para las transformaciones populares, para las transformaciones nacionales, no se puede tener un gobierno que está con el freno de mano puesto”, ha señalado.

De este modo, ha criticado que “el gobierno del PNV con el apoyo del PSE es un gobierno conservador, para mantener las cosas tal y como están” y, a su entender, “no hay razones en Euskadi para conformarse”, sino que “se puede ir a por más”.

En palabras de Iñigo Errejón, “hay fuerza social para ir a por más, hay comprensión social para ir a por más, hay equilibrio de fuerzas para ir a por más y hay fuerzas políticas decididas a avanzar en la redistribución de la riqueza, en la democratización del Estado, en liberar tiempo, en garantizar que la salud mental deja de ser un lujo para aquellos que se la pueden pagar y está en la cartera de servicios de la sanidad pública”.

Según ha indicado, “todas estas cosas se pueden hacer, pero hace falta un cambio de las mayorías políticas en el Parlamento Vasco”. En este marco, ha remarcado que “la papeleta de Sumar no va a servir para mantener un gobierno que permanezca en el bucle, con el freno de mano echado”, sino que “garantiza que hay una mayoría de izquierdas” y “vale única y exclusivamente para dar un giro a la izquierda, social, inequívocamente igualitarista, feminista y ecologista”.

Asimismo, ha advertido de que las elecciones no son “una competición entre partidos ni entre siglas”, sino entre dos modelos de sociedad. “O bien las cosas siguen como están o bien se aprovechan la fuerza social, la fuerza institucional y el empuje popular para avanzar en un país más justo, donde la gente sea más libre y donde tu libertad no dependa del dinero que tienes en el bolsillo”, ha añadido.

En ese sentido, ha precisado que Sumar no sale a ganar las elecciones “contra ningún partido”, sino para “garantizar que la vida cotidiana de todos, también de la gente que no va a votar por nosotros, es una vida mejor”.

Así, ha reivindicado que “ya es hora de que la política empiece a hablar de las cosas que suceden en la vida cotidiana” y no se quede “encerrada en un bucle por el cual habla sólo de las siglas, de los partidos, de los candidatos, de los programas, de lo que uno insulta al otro y el otro le ha contestado”.

“La política tiene que volver a estar al servicio de la vida cotidiana y en particular de la vida cotidiana de los trabajadores”, ha concluido.

EN LA VANGUARDIA

Por su parte, Alba García ha defendido que Sumar fue en las elecciones generales del pasado 23 de julio “la fuerza que consiguió parar la ola reaccionaria” y en Euskadi “jugó un papel vital”.

Tras incidir en que, “si logramos parar a las fuerzas reaccionarias, fue para seguir avanzando en derechos, para que podamos vivir vidas libres, sin miedo”, ha apelado a que el País Vasco sea “vanguardia” en el Estado en la reducción de la jornada laboral sin reducir “ni un euro” el salario.

También ha propuesto un plan integral de salud mental dentro de Osakidetza porque “el bienestar mental no puede depender del dinero que tengamos nosotros o nuestras familias en las carteras”.

La candidata ha aludido asimismo a la urgencia de “solucionar el problema de la vivienda” y, en este sentido, ha advertido de que la mayoría de los jóvenes vascos “no podrían permitirse vivir solos de alquiler ni aunque destinarán el 100% de su sueldo”.

Asimismo, ha subrayado que en el tema de la vivienda hay “responsables: quienes especulan con la vivienda” y también “cómplices: quienes les dejan hacerlo”.

De este modo, ha augurado que a quienes “llevan décadas gobernando” las instituciones en Euskadi “lo único que vamos a oírles en esta campaña es lo de siempre: electoralismo, recetas caducas y fallidas que solo aumentan la burbuja inmobiliaria, y discursos de miedo para desviar la atención”.

Frente a ello, ha subrayado, Sumar viene “cargada de propuestas de futuro, de esperanza, de otra forma de hacer las cosas”, de manera que se ha comprometido a aplicar “ya” el Índice de Precios de Referencia para Alquileres en los municipios tensionados y en menos de un año limitar y paralizar los precios “desorbitados” de los alquileres en el conjunto de Euskadi.

Asimismo, ha propuesto “transformar” Etxebide en “un servicio integral y completo que lidere e integre todas las políticas de vivienda de Euskadi”. “Es decir, en un auténtico Servicio Vasco de la Vivienda”, ha señalado.

La candidata de Sumar ha reivindicado, igualmente, la promoción de un parque público de vivienda en alquiler que alcance el 20% de todas las viviendas de Euskadi en 2040 y la incorporación de 2.000 nuevos alojamientos de alquiler social para jóvenes.

Además, ha apostado por ampliar las ayudas para el Derecho Subjetivo a la Vivienda para “llegar a más personas” y prohibir la compra de viviendas como “inversión especulativa” para alquiler en las zonas tensionadas.

La nota

salió publicada en Infobae