EE UU pide a Israel investigar pronto el ataque contra la ONG World Central Kitchen

Cultura

El Gobierno estadounidense ha dicho estar “profundamente preocupado” por el ataque que mató a varios trabajadores de la ONG World Central Kitchen (WCK) en Gaza y pidió a Israel investigar rápidamente lo sucedido.

En el supuesto ataque aéreo israelí fallecieron cuatro trabajadores humanitarios extranjeros afiliados a esa organización y al menos un palestino.

Adrienne Watson, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, apuntó en X que su Administración está “desconsolada y profundamente preocupada”.

“Se debe proteger a los trabajadores humanitarios mientras entregan una ayuda que se necesita desesperadamente, e instamos a Israel a investigar rápidamente lo sucedido”, concluyó.

Se cree que son los primeros trabajadores humanitarios extranjeros asesinados en la guerra de Gaza desde su inicio el 7 de octubre. El conflicto se ha cobrado ya más de 32.800 víctimas, la mayoría mujeres y niños.

La Oficina de Medios gazatí del Gobierno de Hamás ha apuntado que fueron asesinados un británico, un polaco y un australiano, además de un palestino. Según medios locales, el cuarto fallecido extranjero es de nacionalidad irlandesa, mientras que el gazatí muerto in situ trabajaba como conductor del vehículo en el que iban.

El ejército israelí dijo en un comunicado “estar realizando una revisión exhaustiva al más alto nivel para comprender las circunstancias de este trágico incidente”, y reiteró que han trabajado “estrechamente” con WCK -fundada por el aclamado chef español afincado en EE UU José Andrés- para repartir alimentos y ayuda humanitaria en Gaza.

Australia también pide explicaciones

El primer ministro de Australia, Anthony Albanese, ha dicho este martes que ha pedido a Israel “rendir cuentas” por la muerte de una trabajadora humanitaria australiana en un supuesto ataque israelí en Gaza, en el que perecieron también otros tres humanitarios extranjeros y un palestino.

El Ejecutivo de Camberra ya se ha contactado “directamente” con el gobierno israelí y con el embajador de ese país en Australia, Amir Maimon, para esclarecer este suceso “completamente inaceptable” y que va “más allá de cualquier circunstancia razonable”, explicó Albanese a periodistas en la ciudad de Brisbane.

“Australia espera una total rendición de cuentas por la muerte de trabajadores humanitarios que es inaceptable”, remarcó el mandatario al insistir que se trata de “una tragedia que nunca debió ocurrir”.

Fuente: 20 minutos