Los drones rusos hacen llover la muerte a control remoto

NOTA: Andrew se encuentra de vacaciones y, mientras tanto, presentaremos el trabajo de algunos de sus colegas. El artículo principal de hoy es obra de Kseniya Kvitka, investigadora adjunta sobre Ucrania.

El 2 de marzo, Andriy Sidak corrió al edificio de apartamentos de su hermana temiendo lo peor.

Antes, un dron ruso había alcanzado el edificio en la zona norte de Odesa. Lo que encontró fueron escombros y polvo, los restos destrozados de lo que había sido un edificio residencial de nueve plantas. Los testigos afirman que el avión no tripulado impactó en el sexto piso del edificio, provocando el derrumbe de las losas de hormigón de los pisos superiores sobre los niveles inferiores.

Sidak entró en lo que quedaba del apartamento donde vivía su hermana Anna Gaidarzhi con su marido Serhii y sus dos hijos, Tymofii, de cuatro meses, y Lizzi, de tres años.

“El salón (…), donde tenían un piano y un sofá, había desaparecido. La enorme losa de hormigón bloqueaba la puerta del dormitorio donde dormían Anna y Tymofii”, explicó Sidak. “Sus cuerpos fueron encontrados por última vez … en el sótano. Murieron mientras dormían, aplastados por los escombros”.

Serhii y Lizzi sobrevivieron.

En total, 12 personas murieron en el ataque, cinco de ellas niños, el más joven de ellos Tymofii Gaidarzhi. La Misión de Supervisión de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas en Ucrania lo calificó como “el incidente más mortífero para los niños en más de nueve meses”.

Mykhailo Voitov, que vivía en el séptimo piso, también murió en el derrumbe. 
Su esposa, Angelina, había huido a Alemania en 2022 con su hija de 11 años porque estaba angustiada por la guerra. La pareja llevaba 33 años casada y, antes de que empezara la guerra, nunca habían estado separados más de un día.

“Nuestra hija estaba muy asustada”, dijo Angelina tras el funeral de su marido. “Acaba de empezar a tranquilizarse. No sé cómo le afectará la muerte de su padre”.

Las autoridades ucranianas declararon que las fuerzas de defensa derribaron siete drones lanzados por las fuerzas rusas contra Odesa esa noche. Uno de los drones impactó en un edificio residencial. Human Rights Watch no pudo determinar si las fuerzas ucranianas intentaron interceptar el dron.

La invasión a gran escala de Rusia ha matado y herido a decenas de miles de civiles ucranianos. Según la Misión de Observación de los Derechos Humanos de la ONU en Ucrania, la mayoría de las víctimas se han producido por el uso en zonas pobladas de armas explosivas, como misiles, drones y artillería. El uso de este tipo de armas en zonas pobladas debe evitarse ante el mayor riesgo de consecuencias indiscriminadas y a menudo devastadoras para la población civil y las infraestructuras y, a largo plazo, para la reconstrucción posterior al conflicto.