Un ataque en una sala de conciertos de Moscú deja al menos 40 muertos y más de un centenar de heridos

Cultura

Varios hombres armados han irrumpido este viernes en una gran sala de conciertos en Moscú y han disparado armas automáticas contra la multitud, matando e hiriendo a un número todavía no especificado de personas y provocando una explosión y un incendio en las instalaciones. Según aseguran varios medios rusos, hay al menos 40 muertos y más de 100 heridos.

Al parecer, los disparos han sido realizados por entre dos y cinco personas vestidas con ropa de camuflaje. Los hechos han ocurrido en el centro comercial Crocus City Hall, situado en la ciudad de Krasnogorsk, a las afueras de la capital rusa.

Los atacantes han accedido al edificio armados con ametralladoras y han realizado numerosas ráfagas de disparos contra civiles. Tras ello, el fuego ha dado lugar a un intenso incendio que ha devorado ya un tercio del edificio.

Medios rusos aseguran asimismo que podría haber atrapadas decenas de personas, un número que podría llegar incluso a los 200. Por su parte, los equipos de bomberos han rescatado ya a más de un centenar de personas que se encontraban en el tejado del edificio.

Los asistentes al concierto del grupo Piknik, incluidos los músicos, han sido evacuados inmediatamente. Hasta el lugar se han desplazado varias unidades especiales de la Policía, varios efectivos antidisturbios, así como agentes de las fuerzas especiales de la Guardia Nacional de Rusia.

Por el momento se desconocen quien está detrás del tiroteo. Ucrania, por su parte, ha negado su participación en los ataques y Estados Unidos ha reconocido que no hay ningún indicio de que Ucrania esté detrás de ello.

Las Embajadas occidentales en Rusia habían advertido sobre posibles atentados terroristas en este país, avisos que el presidente, Vladímir Putin, consideró “un intento de intimidar y desestabilizar nuestra sociedad”.

Moscú suspende todas las actividades masivas

Tras los hechos, el Ayuntamiento de Moscú ha suspendido todas las actividades masivas previstas el fin de semana en la capital rusa: “He tomado la decisión de suspender este fin de semana en Moscú todas las actividades masivas deportivas, culturales y otras”, ha escrito el alcalde de Moscú, Serguéi Sobianin. A su vez, la agencia de aviación civil ha asegurado que en los aeropuertos de la capital se han extremado las medidas de seguridad.

Moscú no sufría un acto terrorista de esta gravedad desde que en 2011 un atentado con bomba dejó 37 muertos y 172 heridos en el aeropuerto internacional Domodédovo. El Ministerio de Exteriores de Rusia ha pedido asimismo a la comunidad internacional que condene el ataque: “Toda la comunidad internacional está obligada a condenar este horrible crimen”, ha señalado María Zajárova, la portavoz de Exteriores, en su canal de Telegram.

Fuente: 20 minutos