Estado Islámico reivindica la matanza en la sala de conciertos de Moscú

Cultura

El grupo yihadista Estado Islámico ha reivindicado la autoría de un atentado terrorista perpetrado este viernes en el interior de la sala de conciertos Crocus City Hall, en el noroeste de Moscú, que ha causado al menos 40 muertos y 100 heridos.

Amaq, el órgano de propaganda de la organización, ha publicado un comunicado en su canal de Telegram donde ha confirmado la masacre: “Los combatientes del Estado Islámico atacaron una gran agrupación de cristianos en la ciudad de Krasnogorsk, en las afueras de la capital rusa, Moscú, y mataron e hirieron a cientos de personas y causaron una gran destrucción en el lugar antes de retirarse a sus bases de manera segura”, han asegurado.

El escueto comunicado no ha ofrecido más detalles sobre el tiroteo que, según las autoridades de la región de Moscú, deja más de una veintena de heridos hospitalizados, cinco de ellos en estado grave, y se ha convertido en uno de los ataques más graves, por número de víctimas, de los registrados en Moscú en los últimos 20 años.

Tras el ataque, la Guardia Nacional Rusa (Rosgvardia) busca a los terroristas que accedieron al edificio vestidos de camuflaje y armados con metralletas y han realizado numerosas ráfagas de disparos contra civiles antes de una actuación del grupo de rock Piknik.

En las imágenes colgadas por testigos en las redes sociales se ve cómo varios hombres disparan contra la gente a su entrada en el centro comercial y los cuerpos de varias víctimas yacen en el suelo en un charco de sangre.

Las fuerzas especiales han logrado evacuar el edificio y han puesto en marcha un operativo para capturar a los tiradores. El portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha asegurado que el presidente, Vladimir Putin, ha sido notificado de lo ocurrido.

Previamente, las autoridades de Ucrania se habían desvinculado completamente del tiroteo. “Ucrania ciertamente no tiene nada que ver con los tiroteos y explosiones en el Crocus City Hall. No tiene nungún sentido”, ha detallado el principal asesor de la Presidencia ucraniana, Mijailo Podoliak, en su perfil de Twitter.

Este ataque se produce un día después de que el Estado Islámico reivindicara un atentado suicida cerca de las oficinas de un banco en el sur de Afganistán en el que al menos murieron 23 personas y otras 60 resultaron heridas.

Fuente: 20 minutos