Los recursos naturales y la vía crucis de la hidrovía

Los recursos naturales y la vía crucis de la hidrovía
Vista aérea de la Hidrovía

“Alabado seas mi Señor, por la hermana nuestra madre tierra, la cual nos sustenta y gobierna y produce diversos frutos con coloridas flores y hierba” (Cántico de las criaturas, San Francisco).

“Esta hermana clama por el daño que le provocamos a causa del uso irresponsable y del abuso de los bienes que Dios ha puesto en ella.” (Papa Francisco, Enc. Laudato si-2014).

“Enviaron los judíos sacerdotes y levitas a preguntar a san Juan Baptista quién era, y respondióles: Ego vox clamantis in deserto” [Yo soy la voz del que clama en el desierto] (San Juan 1, 19-23).

“A través del desierto Dios nos guía a la libertad…” (Papa Francisco, Mensaje para la Cuaresma de 2024)

La plata de las minas del Potosí, Bolivia

“—Si yo te hubiera de pagar, Sancho, respondió don Quijote… las minas del Potosí fueran poco para pagarte; toma tú el tiento a lo que llevas mío, y pon el precio a cada azote”. Y aquel dio “su consentimiento en su corazón a azotarse de buena gana” (II, 71 Madrid, 1615).

Las minas del Potosí aportaron al Imperio español y a toda Europa durante la época de la conquista, más cantidad de plata que en ningún otro lugar del mundo.

El crecimiento del viejo continente a partir del Siglo XVI no se explica si no se considera el despojo de la riqueza mineral de América del Sur.

La repetición del acting empobrecedor de gobernantes con vocación de virreyes

En las ciudades de las colonias de América del Sur nace un segmento conformado por los hijos de españoles o de mestizos que se denominaron criollos. Excluidos del ejercicio de cargos públicos, se dedicaron al comercio legal o ilegal, se incorporaron a los ejércitos o se ocuparon de otras profesiones liberales. Algunos con el correr de los años fueron nuestros patriotas. En el Alto Perú los virreyes y funcionarios de la corona en connivencia con los criollos se enriquecían con el contrabando de oro y plata, y en Buenos Aires y el litoral con el de cueros y ganado en pie.

Tras la enfiteusis de Rivadavia, las campañas al desierto y la apropiación de tierras el sostenimiento del Estado fue financiado con los gravámenes a las exportaciones derivadas de los productos primarios de la producción agrícola ganadera. Muchas de las grandes familias beneficiadas con los ingresos del “Granero del mundo” (1880-1920) que a su vez manejaban los resortes del poder político, en lugar de volcar los inmensos beneficios que obtenían para fundar el desarrollo agroindustrial y manufacturero siguiendo los ejemplos de los países centrales, incurrieron en una adicción grave para el crecimiento y desarrollo, la “fuga de capitales” absorbidos por los centros financieros de Francia e Inglaterra.

La Nueva Democracia y los recursos naturales

En ese marco transcurre la historia de la decadencia argentina. Los gobiernos de los últimos ciento setenta años con excepción de los de 1946/1955 y los frustrados intentos de Frondizi prosiguieron la misma orientación liberal que nos condujo al atraso industrial y a la pobreza estructural.

En materia de recursos naturales desde hace muchos años se deja llevar a granel y sin control nuestra riqueza ictícola, se está entregando el oro de San Juan y Catamarca, aunque todavía incipiente el cobre de la pre cordillera, se pretendió y fracasó -gracias a la resistencia popular -la entrega en 2020/2021 de las minas de plata más ricas del mundo en Chubut , pero ahora la fiebre del litio de Catamarca, Salta y Jujuy enceguece a los políticos argentinos. Los resultados son magros a nivel económico para la nación y las provincias, la ocupación de mano de obra muy limitada y mal paga y los daños medioambientales para los pobladores y para la geografía de esos lugares son considerablemente graves, en especial del agua.

Las ilusiones de las baterías de litio

Podría ser una base para el desarrollo si, por ejemplo, en el caso del litio se lo utilizara aunque solo fuera en parte en la fabricación de baterías. Pero con la mera industrialización del mineral y su exportación solo crecerán las cuentas en el exterior de los funcionarios intervinientes, nuestros recursos naturales irán a parar al primer mundo para ser industrializados y crecerá la riqueza de las multinacionales y de la mano de obra donde se lo industrializará (Canadá, Inglaterra, Estados Unidos, Alemania, Japón y China).

Mientras tanto y desaprovechando una nueva oportunidad, a partir del flamante gobierno se enfriaron las conversaciones con las fábricas de automotores ya iniciadas para desarrollar la fabricación de baterías de litio y seguramente -atento las nuevas políticas de desindustrialización- se desmantelará el establecimiento en La Plata, provincia de Buenos Aires, que con tecnología de punta y con personal profesional altamente capacitado del Conicet esta listo para fabricarlas, y que, asociado a capitales privados, podría hacerlo en gran escala.

El transporte de los minerales para su exportación y el control de estos por fuerzas armadas extranjeras

El transporte de los minerales, al igual que el 80 por ciento de las exportaciones argentinas, legales e ilegales, se hará por la hidrovía del Paraná y el traspaso se efectuará en los puertos privados hacia Montevideo y el Atlántico.

El corredor fluvial es de vital importancia estratégica, política y económica. Dejando de lado las discusiones sobre el dragado y balizamiento para lo cual nuestro país carecería de los medios técnicos para hacerlo, en la parte que le corresponde, “la Argentina debe tener todo el control que deba tener para asegurar el dominio soberano de la vía navegable” (Liga Naval Argentina).

El Jefe de Estado intentó dotarse de facultades extraordinarias en el DNU y en la Ley Ómnibus para autorizar el ingreso de Fuerzas Armadas extranjeras a territorio argentino. Como sabemos el proyecto fue rechazado en el Senado y resta conocer el ulterior tratamiento en diputados.

En un documento firmado esta semana denominado Memorandum de entendimiento convenio suscripto en el corriente mes entre la Administración General de Puertos y el Cuartel General del Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los Estados Unidos “permitirá profundizar el intercambio de información entre ambas gestiones (del Ejercito mencionado en la Administración del Misisipi por parte de aquel y la AGP), con el eje puesto en la eficiencia y la concreción de nuevas capacitaciones en aspectos de gestión de puertos y vías navegables, mantenimiento de la navegación y equilibrio ambiental, así como desarrollo de infraestructura, entre otras áreas”.

“Este es el inicio de una nueva etapa en la gestión de la Vía Navegable, aprovechando los conocimientos técnicos que genera este acuerdo para seguir mejorando en la gestión de recursos, en los sistemas de tecnificación de dragado y balizamiento y para seguir profundizando la capacitación de los cuadros técnicos de la Administración General de Puertos”, señaló el interventor de la AGP, Gastón Benvenuto.

La renuncia a los controles del dominio de la via navegable no es nuevo. Los gobiernos anteriores toleraron ya que los exportadores argentinos u otros vivos radicaran barcazas en el Paraguay para navegar por nuestros ríos con bandera de conveniencia y eludieran los controles de nuestra Aduana y Prefectura, sumado a la existencia de los 31 puertos privados que poseen las grandes exportadoras mas otros tantos en Paraguay en los cuales se evaden sin esfuerzo los controles de los diversos organismos del Estado. Un paso más se estaría consumando ahora en contra de los intereses nacionales y el ejercicio de su poder de policía con el denominado Memorandum de entendimiento.

Con lo cual Argentina renunciaría al aseguramiento del dominio soberano de la vía navegable.

Por razones estrictamente jurídicas este cronista cree que el Memorandum es un acto administrativo nulo por carecer de dos condiciones esenciales para su validez: legalidad y razonabilidad.

Sin embargo, y sin perjuicio de la nulidad del acto administrativo el mismo no podría ponerse en práctica sin la aprobación del Congreso Nacional, ya que el ingreso de elementos o personal de los organismos de fuerzas armadas extranjeras, requiere salvo las excepciones que la propia ley 25.880 taxativamente prevee, la autorización del Congreso. Este incumplimiento legal no sólo agravia a la Constitución Nacional sino que constituye una burla a la ética que rige las relaciones internacionales.

Para que se comprenda, sería como si el jefe del ORSNA (Organismo de regulación y seguridad nacional aérea) de manera inconsulta firmara un acuerdo con el organismo regulador se seguridad aérea del Uruguay dependiente de la Fuerza Aérea de este país para el envio de oficiales a fin de instruir a nuestro personal a controlar e impartir directivas de control aéreo en el Aeropuerto Internacional Ministro Pistarini (Ezeiza).

El artículo 75, inciso 28, de la Constitución Nacional determina la competencia exclusiva del Congreso Nacional para “Permitir la introducción de tropas extranjeras en el territorio de la Nación, y la salida de las fuerzas nacionales fuera de él”.

La ley 25.880 que reglamenta el ejercicio de la manda constitucional dice:

Artículo 1° — La presente ley tiene por objeto fijar el procedimiento conforme al cual el Poder Ejecutivo debe solicitar al Congreso de la Nación la autorización establecida en el artículo 75 inciso 28 de la Constitución Nacional, para permitir la introducción de tropas extranjeras en el territorio de la Nación y la salida de fuerzas nacionales fuera de él.

Artículo 3° — Entiéndese por “tropas extranjeras” a los efectos de la presente ley:

a) A los elementos de las fuerzas armadas de países extranjeros; b) A los elementos de las instituciones de países extranjeros cuya misión y/o funciones y/o estructura fueran similares a los de las fuerzas de seguridad del Estado nacional; c) Al personal de cuadros y/o tropas de las fuerzas armadas de países extranjeros o de las instituciones de países extranjeros mencionadas en el inciso b) cuando se introducen al territorio nacional para fines operativos, aun cuando no constituyan elementos.

Artículo 4° — Los pedidos de autorización serán formulados por el Poder Ejecutivo mediante la presentación de un proyecto de ley cuyo mensaje será refrendado por los ministros competentes.

Artículo 6° — El Poder Ejecutivo podrá permitir mediante acto fundado sin aprobación del Congreso de la Nación, la introducción de tropas extranjeras y/o la salida de fuerzas nacionales en las siguientes circunstancias: a) Por razones de ceremonial; b) En situaciones de emergencia ocasionadas por catástrofes naturales; c) En operaciones de búsqueda y rescate para salvaguarda de la vida humana; d) En los casos de viajes y/o actividades de instrucción, adiestramiento y/o entrenamiento de los institutos de educación militar y equivalentes de las fuerzas de seguridad del Estado nacional; e) En los casos de salida de fuerzas nacionales que no constituyan elementos y la actividad no tenga fines operativos. En los casos indicados en los incisos a), b) y c) el personal y los medios que se autoricen serán los necesarios a los fines de la actividad a realizar.

En párrafo aparte se consigna la obligación de informar al Congreso de la Nación los permisos en casos de excepción dentro de los quince días posteriores a su otorgamiento y con quince días de antelación en los casos de los incisos a), d) y e).

Senado de la Nación: cuestión de privilegio planteada por la senadora María Teresa González

Es de notar que en la última sesión del Senado de la Nación la señora senadora María Teresa González planteo una cuestión de privilegio destacando la falta de información al Congreso Nacional de la celebración del aludido Memorandum, ignorando el artículo 75, inciso 28, de la Constitución Nacional que determina la competencia exclusiva del Congreso Nacional para “Permitir la introducción de tropas extranjeras en el territorio de la Nación, y la salida de las fuerzas nacionales fuera de él” y denuncia no solo la ignorancia del precepto constitucional sino también el haber procedido sin el conocimiento de los organismos de seguridad, Gendarmería Nacional, Prefectura Naval Argentina y organismos competentes de fiscalización así como a los gobiernos de las provincias rivereñas.

Por respeto a nuestra historia Patria, a la Constitución nacional, a los principios de soberanía nacional y de legalidad, el presidente debería revocar el memorándum de entendimiento que habilita la llegada del Cuerpo de Ingenieros del Ejército estadounidense en la cuenca del Paraná-Río de la Plata y presentar las excusas del caso al señor embajador de los Estados Unidos.

La nota Los recursos naturales y la vía crucis de la hidrovía salió publicada en Infobae