Vestidos para triunfar

Cultura

¿Qué me pongo para la gala de los Óscar? Los actores y las actrices de primera fila lo tienen fácil, les llueven las propuestas de los creadores y las firmas de moda los persiguen para que luzcan sus modelos en la pasarela.

La alfombra roja se convierte en la mejor plataforma publicitaria para sus creaciones que son admiradas, copiadas, aplaudidas o denostadas. Todo se entremezcla en este singular desfile que cada año cobra mayor protagonismo.

Sorprender a estas alturas no es fácil, pero el desafío es intentarlo cada año. Esta vez le tocó el turno al actor John Cena, encargado de entregar el Óscar al mejor vestuario. Ataviado solo con una púdica cartulina rectangular que sostenía con sus manos, con las justas dimensiones para tapar lo que no se debía mostrar (un slip de color carne muy ajustado también ayudaba en el propósito), siguió el juego guionizado que recordaba una escena similar, en aquella ocasión espontanea, ocurrida 50 años atrás en el mismo escenario.

Cena, que también es luchador profesional -mide 1,85 y pesa 114 kilos-, hizo llegar su mensaje: “El vestuario es muy importante”, que se convirtió en uno de los momentos más aplaudidos de la gala.

Las actrices españolas de la época del destape, en los lejanos 70, acuñaron la frase “yo solo me desnudo si lo exige el guion” ,y lo cierto es que, por unas cosas o por otras, en mayor o menor medida, el guion siempre acababa exigiéndolo.

A estas alturas ya a nadie escandaliza un desnudo o una escena de sexo en el cine al alcance de todos los públicos.

Los actores muestran su cuerpo sin tapujos, pero en las grandes ocasiones, léase la gran fiesta de los Óscar, se visten con sus mejores galas para triunfar. Acertar con el atuendo cuenta mucho.

Fuente: 20 minutos