Florentino pasa de la selección española

Redacción

Estalló el ‘caso Brahim’. No es el primero y mucho menos será el último de esta naturaleza, teniendo en cuenta los miles de marroquíes establecidos en España en estas últimas décadas. Lo de elegir selección por los orígenes familiares no es nuevo.

99324182

Hay un mercado de fichajes subterráneo muy agresivo en que las federaciones se mueven para ‘contratar’ internacionales con doble pasaporte. Y los marroquíes están haciendo un buen trabajo de captación por toda Europa, como se vio en el último verano en la Copa Africana de Naciones Sub-23, con victoria de los pequeños leones del Atlas, que sellaron su clasificación para los Juegos de París, donde aspiran a hacer grandes cosas. 

La RFEF ya ha perdido a otros futbolistas recientemente, como el provocador Alejandro Garnacho (Manchester United) que se decantó por Argentina y no se armó el lío

Brasil, que tradicionalmente suministra un montón de futbolistas para selecciones europeas, ha convocado para esta próxima fecha FIFA al centrocampista Andreas Pereira (Fulham), a quien la Federación Belga llevaba muchos meses llamó a su puerta. Y tiene otros frentes abiertos, como por ejemplo, con la joya del Fluminense, el extremo zurdo Matheus Reis de 16 años, que apunta muy pero que muy alto. Estuvo con la Seleçao en el Sudamericano Sub-17 y, este año, ha sido convocado por la Federación mexicana.

Lo que hace especial el ‘caso Brahim’ es que ocurre con un futbolista del Real Madrid. Por mucho que se quiera desviar el foco, llama la atención es que la polémica ocurra en el club de Florentino Pérez, organizado a su imagen y semejanza, dirigido con mano de hierro y en que ejerce el absolutismo, concentrando en todo el poder y las grandes decisiones.

Por la visto, al “ser superior” le ha importado lo más mínimo que Brahim no sea una opción más para la selección española, pensando en la próxima Euro, donde, por cierto, dependiendo de los resultados, Luis de la Fuente podría jugarse el cargo.

En la agenda que Florentino quiere imponer desde hace muchísimos años a la RFEF (cuando no lo lograba, la Caverna se inventó lo del ‘Villarato’) no hay la Roja como una de sus prioridades, ni de sus intenciones secundarias. 

Florentino, y todo el madridismo, va a piñón fijo con las campañas asfixiantes contra los árbitros, con métodos muy parecidos a los puestos en práctica en los últimos años por Donald Trump en Estados Unidos o Jair Bolsonaro en Brasil. Y la avanzadilla es Real Madrid TV. Lo suyo es querer amedrentar, difundir un discurso de falsedades y poder controlar con el mando a distancia el Comité Técnico de Árbitros. Su guerra es instrumentalizar el VAR. Que Brahim juegue con España o con Marruecos, como ha mostrado con su inacción, no le interesa lo más mínimo.

Ver más en https://www.sport.es/es/noticias/real-madrid/florentino-pasa-seleccion-espanola-99383000