Arqueólogos peruanos descubren un recinto ceremonial de unos 2.500 años de antigüedad

Cultura

Arqueólogos peruanos han descubierto un milenario recinto ceremonial pintado de blanco o encalado que pertenece al Periodo Formativo con influencias de civilizaciones de otros lugares, un hallazgo ocurrido dentro del templo de Rurupa, en el departamento andino de Apurímac.

La agencia estatal Andina ha informado que se han descubierto dos áreas, una que corresponde al Periodo Formativo Medio (1.000 – 800 a.C.) y una segunda que se atribuye al periodo Formativo Tardío (800 a.C. – 400 a.C.).

Sobre la primera y más antigua, indicó que se edificó una plataforma rectangular con una escalinata de tres peldaños, y en su parte alta se construyeron tres estructuras de plantas rectangulares, una antesala y luego se divide en dos estructuras independientes en posición equidistante, cada una con puertas.

“Lo resaltante es que se hallan enlucidas con una capa de color blanco. Encima lo pintaron con varios colores: plomo, marrón y rojizo. Este tipo de arquitectura es muy rara en la sierra peruana; al contrario, son evidencias muy costeñas, lo que prueba contactos con sitios de esa parte del país”, sostuvo el arqueólogo a cargo del equipo, Edison Mendoza.

Explicó que este tipo de recinto parece corresponder a un espacio especial vinculado con actividades rituales, por su ubicación en la parte alta del templo.

“En el interior de uno de ellos hemos encontrado un altar rectangular, encima del cual se halló el cráneo de un cuy (conejillo de indias), que en la actualidad no solo está relacionado como alimento, sino también a prácticas rituales”, añadió el arqueólogo.

En cuanto al segundo recinto descubierto, se han hallado dentro algunas estructuras cubiertas con tierra y relleno de piedra.

Mendoza señaló que en este área, la tecnología constructiva cambia, puesto que se perciben bloques pequeños de piedra, frente a la otra donde se usan mucho mayores.

Agregó que los cambios en la distribución del espacio simbolizan la llegada de una nueva ideología, pero que su cerámica aún no es clara, por lo que los especialistas están en proceso de análisis.

“Por sus características la plataforma de Rurupa, que tiene aproximadamente 3.000 años de antigüedad, representa a un centro ceremonial relacionada con actividades rituales, lo que indica que el área fue una zona compleja y dinámica con visitantes de muchos lugares”, indicó el arqueólogo.

El hallazgo estuvo bajo la dirección de Mendoza, docente de la escuela profesional de Arqueología e Historia de la Universidad Nacional de San Cristóbal de Huamanga, quien lidera un equipo conformado por estudiantes de dicha carrera profesional.

Fuente: 20 minutos