Apoyo comunitario como respuesta a las crisis de salud mental

(Toronto) – Los gobiernos deberían invertir en servicios de atención de salud mental que ayuden a las personas de manera humana y respetuosa con los derechos, dijeron hoy Human Rights Watch y Gerstein Crisis Center, al publicar un modelo de respuesta comunitaria a las crisis de salud mental. El estudio de caso puede servir como hoja de ruta para ayudar a las personas que atraviesan una crisis de salud mental sin recurrir a la vigilancia, la hospitalización involuntaria y el tratamiento forzado.

Las desigualdades sistémicas, las prácticas coercitivas y la violencia policial siguen siendo problemas generalizados a nivel mundial que ponen en especial riesgo a las personas que experimentan una crisis de salud mental. Esto es especialmente cierto para los grupos indígenas, negros y racializados, y para las personas de dos espíritus, lesbianas, gays, bisexuales, transgénero y queer+ (2SLGBTQ+). La práctica común en muchos países de enviar fuerzas policiales como equipos de primera respuesta, incluso para “controles de bienestar”, aumenta el riesgo de lesiones o muerte. Incluso las respuestas no policiales a las personas en crisis pueden patologizarlas excesivamente y llevarlas a un tratamiento coercitivo o forzado.

15 de noviembre de 2023
Mental Health Crisis Support Rooted in Community and Human Rights

“En muchas comunidades, las personas que sufren una crisis de salud mental son confrontadas con la policía o se ven obligadas a recibir tratamiento contra su voluntad. Y eso no tendría por qué ser así porque hay alternativas”, dijo Samer Muscati, director asociado de la división de derechos de las personas con discapacidad de Human Rights Watch. “Los gobiernos deberían invertir en respuestas efectivas que se basen en el derecho de una persona a dirigir el tipo de apoyo que recibe y decidir qué es lo mejor para ella”.

Para demostrar un enfoque alternativo eficaz, Human Rights Watch se asoció con Gerstein Crisis Centre, un centro comunitario de respuesta a crisis de salud mental en Toronto que brinda servicios basados en el consentimiento, no médicos, informados sobre el trauma y con un enfoque en la reducción de daños. El estudio de caso de 50 páginas, Apoyo comunitario y respetuoso con los derechos a las crisis de salud mental, presenta un marco convincente y replicable para un enfoque integral de la respuesta a las crisis de salud mental que respalde la autonomía de la persona en crisis.

El estudio de caso presenta una alternativa comunitaria y respetuosa con los derechos a las respuestas excesivamente medicalizadas y dirigidas por la policía. Proporciona una descripción detallada de los enfoques del Centro e incluye lecciones aprendidas y buenas prácticas de décadas de apoyo a la salud mental.

“Más de tres décadas de apoyo comunitario a personas que sufren crisis de salud mental han demostrado la eficacia y la importancia de vías accesibles y no coercitivas para abordar la salud y el bienestar de nuestras comunidades”, dijo Susan Davis, directora ejecutiva del Gerstein Crisis Center. “Queda trabajo por hacer para mejorar nuestros sistemas sociales y de salud y eso incluye inversiones y estrategias coordinadas de salud mental y adicción en todos los niveles de gobierno”.

El estudio de caso ofrece un ejemplo de lo que ha funcionado bien en la ciudad más grande de Canadá partiendo de los principios de autonomía, dignidad y no vigilancias aplicables a comunidades y países de todo el mundo.

Desde 1989, Gerstein Crisis Center ha ofrecido a las comunidades de Toronto servicios de crisis seguros, humanos y basados en la equidad. Este marco incluye servicios de apoyo personalizados, gratuitos y confidenciales, las 24 horas del día, los 7 días de la semana, para personas que experimentan una crisis de salud mental o de consumo de sustancias, incluidos pensamientos suicidas, todo lo cual puede verse exacerbado por un trauma, la precariedad de la vivienda y la pobreza, entre otros factores, o surgir de ellos. El objetivo es brindar apoyo oportuno a las personas que experimentan una crisis de salud mental, conectarlas con otros servicios que necesitan y evitar interacciones innecesarias con la policía y las salas de emergencia de los hospitales.

El estudio de caso documenta la experiencia vivida por Kaola Baird, una mujer que recibió apoyo en Gerstein Crisis Centre y continúa trabajando como consejera para apoyar a otras personas que atraviesan una crisis de salud mental.

“Creo que cuando estás pasando por una crisis… a veces pierdes el sentido de quién eres”, dijo. “Y creo que hay mucho que decir sobre no querer ser visto como tu crisis porque sigue habiendo una persona debajo. Y al pasar por esto yo mismo, creo que me da una comprensión más profunda… Tengo mucha empatía… Intento devolver lo que recibí y sigo recibiendo. Simplemente completas el círculo, pero en mi caso, siempre pienso que el círculo se hace más grande”.

El Centro emplea a unas 100 personas, la mayoría de las cuales han tenido o están teniendo alguna experiencia con problemas de salud mental o uso de sustancias.

Gerstein Crisis Center dispone de una línea telefónica de crisis disponible las 24 horas del día, los 7 días de la semana, para los miembros de la comunidad. El centro también opera un equipo móvil de crisis que da seguimiento a las llamadas en la comunidad a pedido de la persona que llama. Los trabajadores de crisis se visten con ropa normal para garantizar la privacidad y reducir el estigma y los desequilibrios de poder que la ropa uniformada o con logotipos podría evocar.

El centro cuenta con camas de crisis en habitaciones privadas en dos casas que brindan un ambiente seguro y de apoyo, con personal las 24 horas, diseñadas para estadías cortas de hasta 30 días. El equipo del centro brinda apoyo de seguimiento a corto plazo, incluidas derivaciones a otros servicios sociales y de salud, así como programas de recuperación dirigidos por personas con experiencia en salud mental, uso de sustancias y el sistema legal penal.

El estudio de caso incorpora directrices de la Organización Mundial de la Salud (OMS), incluidos detalles sobre el consentimiento informado en la respuesta a crisis de salud mental, planes de tratamiento y recuperación dirigidos por la persona en crisis y centrándose en sus fortalezas, así como la comprensión de las relaciones de poder y las estrategias para evitar y desactivar conflictos.

Según la OMS, en 2019, se estimaba que una de cada ocho personas en todo el mundo (970 millones de personas) vivía con una enfermedad mental y, sin embargo, en promedio, solo el dos por ciento de los presupuestos nacionales de salud se dedicaban a la salud mental.

Los servicios de salud mental con frecuencia no cumplen con las normas internacionales de derechos humanos debido al estigma, el uso de la coerción y los desequilibrios de poder entre el proveedor del servicio y la persona que busca o recibe apoyo. En muchas jurisdicciones, las protecciones legales y políticas inadecuadas refuerzan la discriminación y el trato abusivo de las personas con problemas de salud mental. La situación es particularmente grave para las personas que experimentan crisis de salud mental, incluso en circunstancias relacionadas con el uso de sustancias, pensamientos suicidas, traumas, inseguridad habitacional y pobreza. Lo es especialmente para las comunidades indígenas, negras, racializadas y 2SLGBTQ+, que continúan experimentando un acceso desigual a la atención médica y están sobrerrepresentadas en los sistemas judiciales.

Según Human Rights Watch y Gerstein Crisis Centre, la prestación de servicios de salud mental puede (y debe) respetar los derechos humanos de las personas que buscan o reciben atención. Los componentes necesarios de los servicios de salud mental que respetan los derechos humanos incluyen el consentimiento informado, el respeto por los deseos y perspectivas de las personas, así como la disponibilidad, accesibilidad, aceptabilidad y calidad de los servicios de salud mental. Human Rights Watch y Gerstein Crisis Center instan a los gobiernos a examinar este estudio de caso para diseñar y financiar sus propios programas para brindar apoyo comunitario y respetuoso de los derechos a las personas que atraviesan crisis de salud mental.

El estudio de caso es parte de una iniciativa de Human Rights Watch para promover enfoques orientados a soluciones como una forma de alentar a los gobiernos y organizaciones comunitarias a desarrollar políticas y prácticas que respeten los derechos humanos y cumplan con los principios de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (CDPD). Como primera parte de esta serie, Human Rights Watch documentó el enfoque innovador de TANDEMplus, un equipo móvil en Bruselas que brinda servicios de salud mental a personas con discapacidad psicosocial en sus hogares o en el lugar de su elección, donde colaboran estrechamente para encontrar soluciones y ayudar a la persona a recuperar el control sobre su vida cotidiana.

“Los servicios policiales y el tratamiento coercitivo han sido la respuesta prioritaria para las personas que atraviesan crisis de salud mental”, dijo Muscati. “Los gobiernos deberían hacer un cambio de paradigma y adoptar un nuevo enfoque respetuoso de los derechos que priorice la dignidad, la experiencia y la autonomía de las personas que viven con problemas de salud mental”.