La ‘ruta atlántica’: así es el mortífero camino de los inmigrantes a Canarias con cayucos que recorren hasta 1.600km de distancia

Cultura

Hoy fueron trescientos más. Al puerto de La Restinga, en El Hierro, han llegado 324 personas, entre ellas 29 menores, que navegaban en dos cayucos. Se suman a otros 225 personas que han alcanzado la isla de Tenerife.

De esta forma, el número de personas llegadas a Canarias a última hora de este jueves asciende a 549, según datos recabados de Salvamento Marítimo, el Centro Coordinador de Emergencias y Seguridad del 112 de Canarias y Cruz Roja. Solo este mes de octubre han arribado al archipiélago más de 13.000 personas.

La ruta canaria está alcanzando en los últimos meses cifras sin precedentes desde 2006. Según datos del Ministerio del Interior, 23.537 migrantes llegaron al archipiélago canario entre el 1 de enero y el 15 de octubre de este año, la cifra más alta tras el máximo histórico de 2006, cuando arribaron 31.678 personas.

El Hierro, al límite

La situación en El Hierro es crítica por el número de llegadas y el tamaño de la isla. La ruta de llegada a sus playas es nueva. Las mafias han descubierto esta isla, la más occidental del archipiélago, porque era la menos vigilada. Y así, El Hierro se ha convertido en la segunda de las islas canarias que más migrantes recibe.

Se considera que hacia Canarias hay tres rutas marítimas distintas: la del sur de Marruecos, la de Mauritania y la de Senegal. Los cayucos llegan desde Marruecos, Sáhara Occidental, Mauritania, Senegal y hasta Gambia (a 1.600 km de distancia). La isla herreña se ha convertido en un destino “consolidado” para los migrantes que huyen sobre todo de Senegal.

A 1.400 kilómetros de distancia

Los migrantes parten de estos países y las embarcaciones se alejan kilómetros de la costa para evitar los controles migratorios. La aparición de pateras procedentes de Marruecos y Mauritania era lo habitual, pero la novedad, la razón última de la presente crisis inmigratoria, es Senegal, a 1.400 kilómetros de distancia.

En este país, los cayucos parten fundamentalmente de Sant Louis (la localidad más al norte del país) y M’Bour (al sur de la la capital Dakar). O no… porque está cobrando peso la hipótesis de que las mafias utilizan barcos pesqueros que llegan hasta a unas millas de Canarias. Luego ya en cayucos acaban llegando a El Hierro.

¿Qué pasa en Senegal?

Senegal es un país tanto de tránsito como de origen para los inmigrantes que están llegando a Canarias. Era uno de los más estables del continente africano, pero vive en plena crisis. A principios de octubre, el presidente del país, Macky Sall, destituyó a los ministros del Gobierno y designó otra vez a Amadou Ba como primer ministro de un nuevo Ejecutivo. Sall tomó la decisión a pocos meses de las elecciones presidenciales que deben celebrarse el 25 de febrero de 2024.

El presidente renunció a concurrir a un polémico tercer mandato, pero antes decidió disolver por decreto el principal partido de la oposición. El líder opositor Ousmane Sonko, fue procesado y condenado en junio a dos años de prisión. El veredicto, que podría impedir a Sonko su participación en las elecciones de febrero, generó violentas protestas en las que murieron 16 personas, según el Gobierno, una cifra que la organización Amnistía Internacional elevó a 23.

En todo caso, la presencia de los guardacostas de Senegal (también los de Mauritania) ha obligado a las mafias a cambiar de planes. Se venía haciendo la ruta en paralelo por la costa hasta ver la isla de Tenerife, pero ahora, para ahorrarse los controles, los cayucos enfilan la ruta hacia El Hierro.

Más mortal que la ruta mediterránea

La ruta del Mediterráneo es peligrosa, pero esta de Canarias, la ruta atlántica, no lo es menos. Según datos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), en 2022 fallecieron 1.172 personas en las principales rutas utilizadas por la inmigración para llegar a España desde África. Supone una muerte cada siete horas y media. Según la OIM, una de cada cinco muertes de migrantes en el mundo, tuvo lugar en las rutas a España.

De ese millar largo que indica esta agencia de Naciones Unidas, 561 personas murieron en pateras en la ruta canaria, otras 566 en las vías marítimas del Estrecho de Gibraltar, el Mar de Alborán y Baleares y 45 intentando saltar las vallas fronterizas de Ceuta y Melilla.

¿O fueron 1.784 muertos?

Según el colectivo Caminando Fronteras fueron más. Según sus registros, en 2022 murieron en el Atlántico un total de 1.784 personas. “La mayoría de personas víctimas de las rutas marítimas desaparecen y las familias no logran tener un cadáver que identificar para poder constatar que están muertas”, explica su informe Monitoreo del Derecho a la Vida. Esa imposibilidad de certificar la muerte de sus seres queridos empuja a las familias a vivir un duelo “ambiguo”, con múltiples impactos psicosociales y legales.

En 2022, según la OIM, la ruta atlántica fue responsable del 61% de las muertes de migrantes en África, por encima, por ejemplo, de las travesías por el desierto del Sahara, que históricamente ha sido el “gran cementerio” del continente, con casi la mitad de todas las muertes registradas desde que la OIM comenzó a recopilar esta estadística, en 2014 (5.669 de 12.312, por 3.125 de la ruta canaria).

Fuente: 20 minutos