Las oenegés duplican esfuerzos para conseguir 11.000 plazas de acogida repartidas por toda España

Redacción

Entre el 1 de enero y el 15 de octubre del año 2023 llegaron a las Islas Canarias un total de 23.537 personas por vía marítima. Una cifra alta, que solo se sitúa por debajo de las registradas en el año 2006, cuando llegaron al archipiélago un total de 31.678 personas en todo el año. Ante este panorama, el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha decretado la situación de emergencia para facilitar la respuesta institucional y la movilización de recursos. Esto significa que los migrantes serán trasladados a distintos puntos del país gracias, en gran parte, a las 19 oenegés que trabajan por agilizar la apertura de nuevas plazas para ellos. En total, el ministro José Luis Escrivá ha confirmado que, además de las 3.000 plazas habilitadas de emergencia, están haciendo todo lo posible para poder llegar a 11.000. 

El pasado 19 de octubre, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones en funciones aseguró que estaban respondiendo a esta nueva crisis humanitaria “con mucha mayor agilidad y eficiencia que en 2020”, gracias a los recursos estables que se pusieron en marcha dentro del Plan Canarias. Fue entonces cuando se comprometieron con el gobierno canario a “mantener a menos de 6.000 las personas en las islas” en situación de acogida.

Con este compromiso, y gracias a que “el sistema de acogida ha demostrado su flexibilidad y capacidad de aumentar plazas si es necesario”, procedieron al traslado de migrantes a la Península desde las islas bajo el paraguas de la declaración de emergencia, que implica una mayor dotación presupuestaria para la gestión migratoria. Las oenegés buscan desde entonces nuevas plazas disponibles para ponerlas en disposición del ministerio, como han venido haciendo hasta ahora.

Accem, una de las organizaciones de referencia que trabajan con Migraciones para esta respuesta coordinada, gestiona ahora mismo en torno a 7.000 plazas de acogida entre la Península y las Islas Canarias, con el objetivo de proporcionar una acogida digna a las personas que están llegando a las costas españolas. Además de las plazas de atención humanitaria en todas las provincias en las que tienen presencia como oenegé, últimamente han añadido otras dirigidas a estos perfiles.

Cifras cambiantes

“Podemos decir que, entre otras, hemos abierto 180 plazas nuevas en Madrid, 100 en Cartagena, 250 en la provincia de Valladolid y 180 en la provincia de Cáceres, pero estas son solo algunas de las plazas de nueva apertura. Además, el panorama actual es muy cambiante diariamente en cuanto a que se van abriendo plazas nuevas con poca frecuencia“, aseguran.

CEAR, otra de las 19 entidades que trabajan con el ministerio, se esfuerza por duplicar las algo menos de mil plazas para acogida que tenían antes de esta crisis humanitaria. “Incluso más”, afirma Mónica López, directora de Programas de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado. Buscan albergues, hostales y hoteles que, después, adecúan a las necesidades de los distintos perfiles de las personas migrantes, entre ellos familias con menores de edad. En el caso de menores no acompañados, la competencia recae en las comunidades autónomas.

Además de las plazas gestionadas por las onegés que, según explican a este medio, aún están en conversaciones con el Ministerio de Escrivá, éste está buscando otros alojamientos disponibles junto al Ministerio de Defensa. “Nuestro sistema funciona de manera integral por todas la península y las islas”, señala una fuente ministerial a El Periódico de España, del grupo Prensa Ibérica, que evita hablar de nuevos emplazamientos para las personas migrantes aparte de las ya conocidas en Madrid y Cartagena.

¿Qué pasará después?

En principio, la acogida estimada está pensada para un mes, salvo que se encuentren en situación de necesidad o de vulnerabilidad: personas con niños y adolescentes, con enfermedades o discapacidad, etc. En esos casos, se puede ampliar hasta los tres meses. 

López explica que los flujos migratorios que están llegando a Canarias son mixtos. Esto quiere decir que puede haber tanto personas que buscan mejores oportunidades y condiciones de vida en Europa, como refugiados que huyen de conflictos. En este segundo grupo, nombra a migrantes que huyen de la zona del Sahel. Los hay de Senegal, un país donde en los últimos meses la presión política y social ha crecido por semanas, o de Malí, donde viven dentro de la espiral de un conflicto armado desde hace más de una década.

Las situaciones las irán individualizando a medida que consigan un hogar temporal para cada uno de ellos. “Por el momento, estamos centrados en que todas las personas derivadas de Canarias tengan alojamiento y no se queden en la calle. Una vez acabe este pico de llegadas y traslados, pasaremos a hacer acompañamiento individualizado de estas personas en sus proyectos migratorios“, explica Accem.

Ver más en https://www.sport.es/es/noticias/sociedad/oeneges-duplican-esfuerzos-11-000-acogida-migrantes-93866644