Tras el fracaso del Mundial ¿puede EEUU recuperar el trono?

Redacción

La selección de EEUU deja el Mundial de Filipinas con el orgullo tocado y con muchos interrogantes que despejar. El día después de la derrota dejó un regusto amargo, no solo por caer en las semifinales frente a Alemania, sino por quedarse también sin el consuelo de la medalla de bronce. Quedar fuera del podio es un duro golpe para un equipo que estaba acostumbrado a dominar las grandes citas mundiales, fueran o no sus grandes estrellas.

“Se espera que ganemos año tras año. Eso es lo que se espera por los resultados y la historia de nuestra selección”, valora el base de los Knicks, Jalen Brunson, uno de los 12 jugadores que ha formado parte de la selección de Steve Kerr en esta cita. “Todo eso son opiniones de gente de fuera. La mía es que, obviamente, no estábamos listos para jugar desde el inicio”.

El ‘Dream Team’ del 92, en los Juegos de Barcelona, dejó un estándar muy alto para la selección estadounidense. Las estrellas de la NBA, con Michael Jordan, Magic Johnson y Larry Bird al frente, se comprometieron totalmente en aquella cita olímpica y ganaron cada encuentro por márgenes por encima de los 30 puntos. Aquella selección hizo mucho por extender la imagen del deporte. Pero también fue una motivación para el resto de países que no han parado de recortar las diferencias.

Los jugadores de EEUU, con la mirada perdida tras caer ante Alemania | FIBA

 Es cierto que EEUU se ha colgado el oro en siete de las últimas ocho ediciones de los Juegos Olímpicos, desde el 92 (la única excepción fue en Atenas-2004), pero en los Mundiales han sufrido varias derrotas que han extendido la certeza de que si no acuden con sus mejores jugadores resultan vulnerables. Sucedió en su propia casa, en Indianápolis en el 2002, un equipo con Gregg Popovich en el banquillo y con estrellas como Paul Pierce y  Reggie Miller. Volvió a pasar en el 2019, donde cayeron en cuartos frente a Francia y ha vuelto a suceder en este 2023, con su derrota frente a Alemania en semifinales.

La explicación de Kerr

“El juego se ha globalizado en estos últimos 30 años. Los partidos son complicados. Ya no estamos en el 92”, ha sido la explicación de Steve Kerr. “Los jugadores son mucho mejores en todo el mundo. También los equipos. Ya no hay victorias fáciles en los Mundiales ni en los Juegos Olímpicos”.

Las críticas de los medios estadounidenses han arreciado estas últimas horas y algunos como la la NBC o The Athletic han apuntado a la necesidad de reclutar a las grande estrellas para recuperar la hegemonía el próximo verano en los Juegos de París 2024.

El programa SportsCenter de la ESPN valoró el potencial que tendría en la cita olímpica un equipo con LeBron James, Kevin Durant, Stepehn Curry, Jayson Tatum, Jimmy Butler, Anthony Davis, Damian Lillard y kawhi Leonard y el propio LeBron dio pie a la especulación, retuiteando el gráfico creado por la ESPN, dando a entender que podría formar parte de esa apuesta.

La estrella de los Lakers se colgó el bronce en los Juegos de Atenas, en el 2004, pero consiguió el oro en el 2008, en Pekín, y en el 2012, en Londres, en la final contra España y ya no tomó parte en las ediciones de Rio en el 2016 ni en la de Tokio-2021.

 El seleccionador alemán Gordi Herbert explicó que una de las claves del éxito de su selección es el compromiso a medio plazo que adquirieron unos cuantos jugadores después de una larga conversación que sostuvo con Dennis Schröder en el 2021 para planificar el futuro. Alemania lleva un par de años trabajando con el mismo grupo (bronce hace un año en el Eurobasket) igual que otras selecciones como Serbia o España.

Con ese ejemplo, le preguntaron a Steve Kerr si la federación estadounidense podría aplicar una política parecida y formar una base sólida de jugadores con los que trabajar más tiempo, no solo cinco semanas antes de iniciar el campeonato. “No estoy seguro de cómo podría hacerse. Si la cuestión es pedirle a diez jugadores jugar cada verano, creo que no es algo muy realista”, explicó el técnico de Golden State, que asumió el cargo en diciembre de 2021 y ha tenido muy poco tiempo para trabajar con estos jugadores.

“Parte del compromiso con la federación es que pasas el testigo al siguiente grupo de jugadores y entrenadores”, explicó Kerr. “Es muy diferente a lo que ocurre en otros países. Pero somos únicos. Tenemos muchísimo talento y muchos jugadores muy valiosos. Y creo que todos merecen el honor de llevar en un momento u otro esta camiseta”.

La derrota en el Mundial de Filipinas plantea muchas dudas en EEUU, pero a estas alturas, a un año vista, son muy pocas las estrellas que se han comprometido con la selección para la próxima cita olímpica.

Ver más en https://www.sport.es/es/noticias/mundial-de-baloncesto/fracaso-mundial-eeuu-recuperar-trono-91942683