Los investigados por presionar al exabogado de Bárcenas buscaban pruebas para amenazarle con su detención

Los investigados por presionar al exabogado de Bárcenas buscaban pruebas para amenazarle con su detención

Redacción

Los tres investigados por presionar en 2013 y 2014 al abogado Javier Gómez de Liaño para que abandonara la defensa del extesorero del PP Luis Bárcenas buscaban pruebas para poder amenazar al exjuez con la intención de que su cliente abandonara la estrategia de tirar de la manta y reconocer la financiación irregular de la formación política, según consta en las transcripciones realizadas por los agentes de Asuntos Internos del contenido de cuatro grabaciones incluidas en la pieza 36 del caso ‘Tándem o Villarejo’.

Ese señor también defiende al señor Bárcenas, que ahora mismo está contra el PP absolutamente, y está sacando información a través de ‘El Mundo’, y lo está haciendo Gómez de Liaño directamente”, dice en una grabación el abogado José Luis Moreno Cela, que después sostiene que dispone de información de los supuestos pagos irregulares que habría recibido Gómez de Liaño de uno de sus clientes, el convicto ruso-georgiano Zakhar Kalashov, que fue condenado a 9 años de cárcel: “Yo conozco cómo se hizo esto. Cómo se negoció, cómo se hizo en Moscú, quién es la traductora…”.

“Yo sé el abogado que intervino, que se llama José Aliste, y Alina, que era la traductora, una modelo moldava, que se fueron para allá, se pagaron allí y estuvo Liaño en Moscú”, prosigue Moreno Cela, según la transcripción policial, que continúa relatando las palabras del abogado: “Y a partir de ahí pues supongo que le dirán: ¿y cómo podemos probar esto?, para que el día de mañana le den en los morros y le digan: oye mira, o dejas de… o dejamos esto claro, o te vas para adelante o te abrimos una inspección o te… detenemos“.

Inspección de Hacienda

En el sumario de la pieza separada del ‘caso Gürtel’ denominada ‘papeles de Bárcenas’ consta un informe de la Oficina Antifraude (ONIF) de Hacienda que advertía al instructor de la causa, Pablo Ruz, de que una hermana de la mujer de Bárcenas, Arminda Iglesias, había abonado en 2013 una minuta de 65.000 euros a Gómez de Liaño. Según Hacienda, el envío de ese dinero podía tener trascendencia “a efectos de localizar posibles rentas ocultas” del extesorero del PP. Sin embargo, el ahora fiscal europeo no había reclamado ese documento, que no consideró relevante desde un punto de vista penal.

Para obtener estos indicios con los que pretendían amedrentar a Gómez de Liaño, los imputados, los empresarios Juan Ramón Díaz Moro y Mónica Gil Manzano y el citado José Luis Moreno Cela, planearon relacionarse con Kalashov, de quién querían obtener información sobre los presuntos pagos en el extranjero que el exjuez ha rechazado haber cobrado.

“Dónde esté, en Estremera o por ahí, y se van allí, hablan con él, una vez, otra, y tiene que dar datos, y tiene que tener algo de prueba, testigos, etcétera”, continúa el abogado Moreno Cela en una de las cuatro grabaciones que han servido para abrir una pieza separada. Después, el abogado relata que los que le habían encargado presionar a Gómez de Liaño tenían que obtener información de Kalashov sobre el pago de hasta dos millones de euros. Fuentes cercanas al exjuez han rechazado haber recibido cualquier suma de forma irregular.

Reunión en la cárcel

El comisario jubilado José Manuel Villarejo llegó a informar al entonces secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, procesado en el caso Kitchen por el espionaje a Bárcenas, de que el director adjunto operativo (DAO) de la Policía encargó al inspector jefe José Ángel Fuentes Gago mantener en prisión una reunión con Kalashov.

El informe policial en el que se transcriben las cuatro grabaciones, que el empresario Juan Ramón Díaz Moro confesó este martes haber realizado por encargo del ciudadano serbiokosovar Sahitaj Halit, supuesto intermediario de Zakhar Kalashov, destaca que el abogado Moreno Cela asegura que “personas próximas al PP” le pidieron ayuda para obtener información “comprometedora” de Gómez de Liaño: “Quieren tirar a matar, a matar a Liaño, a Bárcenas…”, resalta el oficial de Asuntos Internos, que alude al contenido de los audios incluidos en el sumario.

“La parte noble del PP”

La transcripción también constara que la empresaria Mónica Gil Manzano, en prisión desde hace cinco años tras ser condenada por otros hechos, asegura tener contacto “con otra persona, a la que se refiere como Álex, socio de Hernando”, que asocian “a la parte noble del Partido Popular“.

El abogado José Aliste Martín (d). | EPE

Precisamente, respecto a quién habría encargado el trabajo de perseguir al exjuez, Asuntos Internos destaca que Moreno Cela dice que quien está “manejando el temilla” es “un abogado del Estado, que es amigo de Cospedal, que puso ella para llevar, digamos, todo el lobby“.

El abogado Aliste Martín, a quien alude Asuntos Internos en su oficio, fue detenido en el ‘caso Caranjuez’, en el que se menciona la persecución parapolicial a exdirigentes de Podemos. Su nombre también aparece de forma recurrente en las agendas de Villarejo. Los integrantes de la trama, tal y cómo adelantó esta redacción, colaboraron con la Policía política del Gobierno de Mariano Rajoy para conspirar contra el partido morado.

Aliste Martín, que llegó a cambiar el orden de sus apellidos, confesó ante la Policía que un cliente suyo, el empresario venezolano Moris Beracha, le proporcionó “una fuente de información”, con la que se entrevistó en Miami (Estados Unidos), que le “facilitó información acerca del delito fiscal de Monedero”, según consta en su declaración policial tras ser arrestado por la Policía.

Ver más en https://www.sport.es/es/noticias/nacional/investigados-presionar-exabogado-barcenas-buscaban-pruebas-86501941