La última partida

Redacción

Inicios de 2012. Café Maravillas de Madrid. Maradona, Pelé y Zidane juegan a futbolín rodeados de bolsas de viaje y tazas de café. Diez años después, Messi y Cristiano disputan otra partida, esta vez de ajedrez, sobre maletas de lona dura. Ambas imágenes las firma una de las mejores fotógrafas del mundo, Anie Leibowitz, y lo hace para la firma de lujo por excelencia, Louis Vuitton.

Tanto el argentino como el portugués disputan ahora su último Mundial. Siguen siendo los mejores para el común de los mortales. Dos referentes futbolísticos “venerados por todos los ‘targets’, igual que la firma para la que protagonizan la campaña. Dos jugadores antagónicos que, si los enfrentas, dan mucho morbo. La fuerza contra la habilidad”. Así lo explica Lluís Carrasco, publicista y ‘culpable’ de la famosa lona que Laporta colgó ante el Santiago Bernabeu y que, a día de hoy, es la más viral de la historia de España con más de 3.500 millones de impactos. Carrasco desvela que “la jugada de la fotografía recrea un hecho real que protagonizaron el campeón del mundo Magnus Carlsen e Hikaru Nakamura en un torneo en 2017. Los que saben consideran aquella partida una de las mejores de la historia del ajedrez. A Messi le toca mover las negras y termina en tablas. Una representación icónica de la rivalidad”.Los protagonistas no se vieron en ningún momento. Posaron en días diferentes y no estuvieron juntos jamás. Pero el resultado final los une en actitud de reflexión y proyectando lo que Louis Vuitton pretende desde el minuto uno: lujo, excelencia e intemporalidad. Carrasco añade algunos detalles más: “Cristiano juega con las blancas, un claro ‘guiño’ a su pasado madridista. Messi luce sus tatuajes, algo que nos traslada a finales del siglo XIX, fecha de nacimiento de la firma francesa. Los lucían los marineros, igual que los jerseys de cuello alto, que llevaban ellos y los jugadores de polo. También la luz nos traslada al cine francés de la postguerra. >Es una fotografía maravillosa”. Para el publicista catalán, “Leo es mejor prescriptor de producto familiar que Ronaldo. Éste lo es más de producto individual y de lujo. Lo que está claro es que ambos -y el fútbol, por extensión- tienen una trascendencia social absoluta”.Imposible no preguntarle a Lluís Carrasco por uno de los hombres de moda, Luis Enrique. “Es un ‘enfant terrible’ -dice- porque ha decidido vivir a su manera a pesar de todo y de todos. Le veo protagonizando una campaña de ropa transgresora porque va contra corriente y eso vende”.Puedes leer la versión en PDF en el siguiente enlace. La última partida

Ver más en https://www.sport.es/es/noticias/style/ultima-partida-79075695

A %d blogueros les gusta esto: