Los comentarios homofóbicos del embajador del Mundial de Fútbol de Qatar propician la discriminación

Click to expand Image

Estadio de Lusail, sede del último partido de la Copa Mundial de la FIFA Qatar 2022, en Lusail, Qatar, el 5 de noviembre de 2022.  
© 2022 Keita Iijima/AP Photo

El 8 de noviembre, Khalid Salman, embajador de la Copa Mundial de la FIFA 2022 en Qatar, se refirió a la homosexualidad como un “daño mental” durante una entrevista con el canal de televisión ZDF de Alemania. También indicó que ser gay era algo “haram”, término que en árabe significa “prohibido”.

Los señalamientos de Salman son nocivos e incorrectos. El gobierno catarí debería rechazar este prejuicio, pero todavía no lo ha hecho. La información falsa puede ser perniciosa para la vida de las personas lesbianas, gais, bisexuales y transgénero (LGBT), incluidas las que viven en Qatar, que ya enfrentan discriminación, violencia y prácticas de conversión patrocinadas por el Estado. Este tipo de comentarios no hacen más que profundizar los prejuicios existentes, menoscabar derechos humanos básicos y excluir incluso más a las personas LGBT de la esfera pública. 

En octubre, Human Rights Watch documentó detenciones arbitrarias [MAC1] y maltratos durante el arresto [MAC2] de cataríes LGBT por parte del Departamento de Seguridad Preventiva. Como requisito para su liberación, las fuerzas de seguridad exigieron que mujeres transgénero que estaban detenidas asistieran a terapias de conversión en un centro de “atención de la salud conductual” que patrocina el gobierno. Pese a la presión sostenida, las autoridades cataríes se han negado a derogar leyes que criminalizan las relaciones entre personas del mismo sexo.

En gran parte de la región de Medio Oriente y África del Norte es difícil acceder a información confiable y precisa sobre orientación sexual e identidad de género debido a censura y restricciones a la sociedad civil. En Qatar y en el resto del mundo, las personas LGBT experimentan estigma y discriminación, lo cual tiene un impacto negativo en su salud mental. El Experto Independiente de las Naciones Unidas sobre orientación sexual e identidad de género destacó recientemente que las personas LGBT en África, Europa y Asia presentan mayor riesgo de suicido, que a menudo se asocia con haber sobrevivido a violencia física o sexual. También el Relator Especial de la ONU sobre el derecho a la salud explicó que los diagnósticos de salud mental se han usado en forma indebida para patologizar a las personas LGBT, lo cual agrava el estigma y la discriminación de las que son objeto.

Aunque faltan pocos días para el inicio del Mundial de Fútbol, es tiempo suficiente para que el gobierno catarí ponga fin al maltrato contra las personas LGBT, entre otras medidas, interrumpiendo los programas de prácticas de conversión que reciben su patrocinio. Las autoridades cataríes deberían condenar en forma pública la violencia contra las personas LGBT y reconocer formalmente que tener una atracción sexual hacia personas del mismo sexo no constituye una condición de salud mental.

 

A %d blogueros les gusta esto: