Un ciclón ‘Hermine’ mermado deja en Canarias intensas lluvias sin graves daños

Redacción

La tormenta ‘Hermine’ causa más de 800 incidentes en Canarias durante este domingo. Son los datos del Centro de Coordinación de Emergencias y Seguridad (Cecoes) 112 del Gobierno regional, que puntualiza que “gracias a la colaboración ciudadana no se han tenido que lamentar daños personales”.

Canarias revivió las imágenes fantasmagóricas de carreteras y calles vacías con el confinamiento de gran parte de la población. Pero ayer no fue un virus el que encerró a los isleños, como ocurrió en marzo de 2020 con el covid. Fue una tormenta. ‘Hermine’ rebajó su fuerza al girar hacia el océano Atlántico y ya desde primera hora de la mañana pasó de tormenta tropical a borrasca postropical, debido al descenso en la fuerza de los vientos. Dejó, eso sí, importantes precipitaciones por todo el territorio canario, en especial en La Palma y Gran Canaria. La diferencia con respecto a los modelos predictivos del viernes, cuando se declaró la alerta máxima en todo el Archipiélago –que se mantendrá al menos hasta el mediodía de este lunes –, fue que las precipitaciones, con la pérdida de energía de Hermine, cayeron de forma continuada pero sostenida, sin los grandes aguaceros para los que se habían preparado las Islas por su poder destructivo.

Lo que en principio se pensaba que podía ser un ciclón muy peligroso terminó convirtiéndose en un fuerte temporal que trajo abundante agua para el campo –que tanta falta le hacía tras un verano especialmente seco– y cientos de incidencias sin daños a las personas. “No hubo ni un herido”, celebró este domingo Ángel Víctor Torres, presidente de Canarias. El agua corrió por las montañas y los barrancos hacia el mar y provocó inundaciones puntuales, principalmente en Gran Canaria. Lo más significativo fue que este sistema tormentoso formado entre Cabo Verde y Senegal, que el jueves era depresión tropical, el viernes tormenta tropical –vientos con más fuerza– y ayer por la tarde ya ni siquiera aparecía en el mapa del Centro de Huracanes de Miami (EEUU), dejó las mayores precipitaciones en Canarias en un mes de septiembre desde que se tienen datos meteorológicos.

Pese al debilitamiento de ‘Hermine’, las afecciones fueron importante, en un domingo que Torres definió como “duro”. Las conexiones aéreas fueron las peor paradas de la jornada, con más de 250 vuelos cancelados, más de 40 desviados y momentos de caos en los aeropuertos por la acumulación de pasajeros que habían perdido sus aviones. Además, 1.800 personas sufrieron cortes de luz –principalmente en Gran Canaria y Tenerife– en más de 200 incidencias en el servicio eléctrico, se cortaron 24 carreteras y la teleasistencia de Cruz Roja recibió 11.000 llamadas, a lo que se suma un reguero de actuaciones por desprendimientos en vías, caídas de cascotes, inundaciones, caídas de árboles y algunos momentos de caos de tráfico por la interrupción de los semáforos.

El Gobierno de Canarias mantendrá hasta este mediodía la alerta máxima. En una reunión del Comité de Emergencia prevista para esta mañana se evaluará se si mantiene o se rebaja. Esto último es lo más probable pues, como detalló anoche Ángel Víctor Torres, la borrasca dejará de afectar a las Islas a medida que se adentre en el océano y pierda todavía más fuerza. El riesgo de que se pueda producir alguna tormenta fuerte en las primeras horas de hoy, incluso con aparato eléctrico, está detrás de la máxima prudencia del Ejecutivo regional. “Tenemos que mantener la precaución hasta que el tiempo mejore”, subrayó el presidente canario, que recordó que este lunes no habrá clases en ningún nivel educativo en el Archipiélago y aconsejó el teletrabajo.

Ver más en https://www.sport.es/es/noticias/sociedad/aena-contabiliza-82-vuelos-cancelados-75872949

A %d blogueros les gusta esto: