Acosan en EEUU a las drag queens que cuentan cuentos

Cultura

está haciendo que algunos padres titubeen a la hora de llevar a sus hijos a un espacio en el que pueden ser hostigados, pero Michele dijo que es importante ser visible.Será ya mala muestra de fe si mis propios hijos no están allí, dijo. Pero, me asustó lo suficiente como para tener una conversación conmigo misma.Describir a las personas LGBTQ como peligrosas para los niños usa las mismas tácticas de los activistas antigay de la década de 1970, dijo Don Haider-Markel, profesor de Ciencias Políticas en la Universidad de Haider-Markel.El término empleado entonces era reclutamiento, recordó Haider-Markel. Ahora han cambiado eso a groomers (criadores). Es un vino viejo en una botella nueva.Esa una estrategia que los candidatos conservadores están empleando para motivar a los cristianos evangélicos a votar, advirtió Randall Balmer, historiador de religión estadounidense en el Dartmouth College.La lectura de los drag queens se corresponde con sus fantasías de que los niños van a ser corrompidos por el diablo o por ideas extrañas, añadió.Varios políticos han debatido planes para una legislación que prohíba los espectáculos con drag queens para niños o castigar a los padres que los lleven. Entre ellos está el representante estatal republicano Bryan Slaton, de Texas.Los niños no necesitan concentrarse en sexo o en la sexualización y necesitamos dejarles crecer como niños y dejarles hacerlo cuando se acerquen a ser adultos, declaró en una entrevista.Aunque muchas drag queens son conocidas por espectáculos arriesgados y profanos en clubes nocturnos, Lauriano y otros cuentacuentos ajustan sus actuaciones para estos.La gente automáticamente presume que, porque hacemos drag, queremos volvernos mujeres o queremos ser sexualizados, afirmó. Es simplemente una forma de hacer feliz a las personas, de entretener, para hacerles sonreír.___Swenson reportó desde Nueva York.

Fuente: 20 minutos

A %d blogueros les gusta esto: