Leclerc cuenta con Sainz, y no precisamente como escudero

Redacción

Apenas 39.000 habitantes en el pequeño y opulento país de Mónaco; y uno de ellos, nacido y criado en las calles de Montecarlo, puede ganar este fin de semana la carrera más importante del Mundial de Fórmula 1. Aquí Leclerc es simplemente Charles. Cuenta que vive “por ahí arriba, en la zona alta, lejos del ajetreo”. Sus resultados en casa como piloto del Gran Circo tienen trasfondo: abandono por accidente en 2018 y 2019; no tomó la salida en 2021 por estrellar el Ferrari después de hacer la pole. Ya no es líder del campeonato en 2022, Verstappen le adelanta por seis puntos, pero sí el gran referente de la temporada al volante del F1-75, y como tal charla con los medios en este jueves descafeinado del Principado, por primera vez sin los coches en la pista.

“No ha sido el circuito con más suerte para mí, pero así son las carreras. Hasta ahora el 2022 ha sido satisfactorio, espero que en casa también”, dice el piloto, de 24 años. Ferrari ya ha identificado la avería que le obligó a abandonar en Montmeló cuando iba directo a la victoria (el motor y el turbo, echados a perder). “Confío en el equipo, no volverá a pasar”, afirma. No puede esconder que su escudería es favoritísima en Mónaco, porque las rectas que dan ventaja a Red Bull aquí no existen: “No sé si somos favoritos, pero creo que habrá sorpresas en esta carrera”.

Al otro lado del garaje, y a 39 puntos en la clasificación, está Sainz con el otro Ferrari. Leclerc cuenta con él, y no precisamente como escudero, aunque algunas preguntas de la prensa internacional así lo quieran encaminar. “Carlos volverá muy rápido, es un piloto fuerte. Ha sufrido un poco más para adaptarse a este coche, yo encajaba mejor desde el principio a este estilo de pilotaje. Pero estoy seguro de que Carlos estará en la pelea pronto”, dice Charles. “No puedo hablar por Carlos, solo puedo hablar por mí y sí, este año estoy pilotando con un ‘balance’ con bastante sobreviraje. Y estoy cómodo con este equilibrio, aunque si es eso con lo que él está sufriendo más, o es otra cosa, no lo sé”, apunta a AS. Parece una de las claves.

“Carlos siempre ha sido muy fuerte en Mónaco, estoy seguro de que estará ahí, conmigo, luchando por la pole. Espero que seamos los dos”, aclara Leclerc, que no entra en el debate de las órdenes de equipo que sí hay, abiertamente, en Red Bull después de que Pérez dejase pasar a Verstappen en el GP de España. “Yo no tomaré esas decisiones, podéis preguntar a Mattia (Binotto). No he hablado de nada ni he oído nada. Red Bull ha dejado claras sus intenciones. Pero es cuestión de tiempo que Carlos esté con nosotros, más cómodo con el coche. Tampoco quiero depender de eso, yo quiero hacer mi trabajo en el coche y mostrar que podemos ganar carreras igualmente”, zanja.

Un gran premio en el alambre

Mónaco no tiene garantizada su plaza en el calendario de 2023, con tantas entradas y pocas salidas ante un máximo de 24 carreras. Leclerc entra de lleno en el debate: “La F1 no es F1 sin Mónaco. No hay otro circuito que genere más adrenalina para el piloto en clasificación, la más divertida del año, y en carrera también. Uno de los desafíos más grandes para un piloto”. Sabe de lo que habla. Vive ahí arriba.

Ver más en https://as.com/motor/2022/05/26/formula_1/1653583984_374305.html#?ref=rss&format=simple&link=link

A %d blogueros les gusta esto: