‘Rainbow Six: Extraction’: difícil, pero no complicado, o cómo los shooter pueden catapultar su dificultad sin dejar de ser accesibles

‘Rainbow Six: Extraction’: difícil, pero no complicado, o cómo los shooter pueden catapultar su dificultad sin dejar de ser accesibles

Redacción

La mecánica de juego de ‘Rainbow Six: Extraction’ no es nueva. Posiblemente fue el ya clásico ‘Left 4 Dead’ el que destapó las posibilidades del juego de acción cooperativo con escuadrones de unas pocas personas, y es un tipo de juego que, lejos de haber pasado de moda, vive renovados bríos gracias a secuelas espirituales como ‘Back 4 Blood’ o los shooters y survival horrors asimétricos. ‘Rainbow Six: Extraction’ saca partido de estos renovados bríos para el género.

Pero Ubi ha apostado fuerte por el núcleo esencial del juego, que es: la situación es tan peligrosa que solo no sobrevivirías. Y con un par de amigos bien compenetrados te va a costar. No es de extrañar que en las fases de prueba para prensa recibiéramos numerosos emails de Ubi recordándonos lo imprescindible de probar el juego en cooperativo y, entre líneas, la sugerencia de que fuéramos compañeros bien avenidos y con unas cuantas horas de tiempo por delante. No solo es que el juego no cuenta con campaña tradicional, es que la única opción de supervivencia es la cooperación.

Pronto descubrimos el motivo de estas recomendaciones de Ubi: ‘Rainbow Six: Extraction’ es uno de los shooters más exigentes y abusivos con el jugador que hemos visto últimamente. Las primeras partidas eran un caer sin descanso y de las tres misiones que propone cada área, ya se puede considerar un triunfo si se consigue un objetivo… y escapar con vida del nivel.

Poco a poco el jugador puede ir habituándose a las exigencias del juego, que por ejemplo impone el sigilo como casi obligatorio, y que en los niveles más elevados exige asomarse a las zonas abiertas con precaución, identificando a todos los enemigos, eliminando algún nido de paso y observando detalles que se van descubriendo con el transcurso del juego. Por ejemplo, el mucílago (una especie de alquitrán que despiden los nidos y sobre el que somos más vulnerables) va adquiriendo propiedades más peligrosas, como convertirse en una sustancia tóxica. Habrá que bregar con todo ello, y no necesariamente abriéndose paso a tiros.

Difícil, pero nadie se queda fuera

En realidad el desarrollo del juego es extremadamente sencillo, y no exige al jugador una experiencia extrema en juegos de este tipo, más allá de cierto conocimiento de las dinámicas de funcionamiento de misiones del tipo “activa el sensor y espera junto a él” o “captura vivo al enemigo y llévalo a la trampa”. En ese sentido, un multijugador de ‘Call of Duty’ o ‘Battlefield‘ son mucho más exigentes y dejan al jugador más desvalido: aquí, los tutoriales son breves pero concisos, y en todo momento tendremos consejos por radio que nos ayudarán a afrontar las misiones con ciertas posibilidades de éxito.

Lo que queremos decir con ello es que, pese al elevado nivel de dificultad que hace pocas concesiones a la torpeza y castiga la compenetración escasa en el equipo (con el ataque frontal de solo un par de enemigos avisados se puede montar una escabechina rápida que haga estragos en el escuadrón), es un buen título para iniciarse en las dinámicas de los shooters cooperativos. Que además tiene un interesante componente estratégico a la hora de valorar y sopesar los riesgos que toma el equipo.

Como hemos comentado, el escuadrón puede realizar una sola misión y retirarse si ve que las cosas se presentan crudas, o bien tomar riesgos y a cambio recibir más puntos de experiencia y resolver más misiones (que se presentan de forma aleatoria, es decir, no hay partidas idénticas ni forma de predecir lo que se nos viene encima en posteriores enfrentamientos). Es lo que en 3DJuegos denominaron muy acertadamente “batalla de desgaste”, porque los personajes caídos en la batalla quedan momentáneamente fuera de nuestras posibilidades de acceso para futuras partidas, aunque podemos rescatarlos si nos adentramos de nuevo en los niveles donde cayeron.

Los jugadores tendrán que sopesar en todo momento los riesgos de retirarse o no, de alcanzar a un compañero caído para reincorporarlo al batallón… una serie de decisiones que no complican la experiencia pero la enriquecen, y que convierten este ‘Rainbow Six: Extraction’ en un referente del género de los shooters cooperativos con puntos tácticos. Técnicamente muy a la altura de los ‘Siege’ que le preceden, esta nueva apuesta de Ubi por el género se salda de forma muy positiva.


La noticia

‘Rainbow Six: Extraction’: difícil, pero no complicado, o cómo los shooter pueden catapultar su dificultad sin dejar de ser accesibles

fue publicada originalmente en

Xataka

por
John Tones

.

A %d blogueros les gusta esto: