‘Masters del Universo: Revelación’: una excelente nueva versión del icono de los ochenta llamada a despertar la controversia

‘Masters del Universo: Revelación’: una excelente nueva versión del icono de los ochenta llamada a despertar la controversia

Redacción

  • Esta crítica tiene spoilers leves

¿Controversia por qué? Está claro prácticamente desde el segundo capítulo de esta brevísima primera mitad de temporada de cinco capítulos. Y es una pena que la serie vaya dirigida a la generación de fans menos amigos de que se experimente con sus mitos de la infancia, porque ‘Masters del Universo: Revelación‘ es una serie que quiere ser disfrutada con ojos de niño. Técnicamente impecable y con un uso del lore de la franquicia muy inteligente, ‘Revelación’ está dirigida al fandom que no se enfada por cualquier cosa y a quien no le importa poner el cartel de Entrada Libre en su casita del árbol.

El problema, entrecomillando “problema” de forma clara, está en que tanto He-Man como Skeletor desaparecen de escena nada más empezar la serie. El primer capítulo elabora todo lo que esperamos ver: la cantinela de “Yo tengo el poder”, la aparición de una gran cantidad de secundarios, un par de escenarios icónicos y un argumento que parece salido de la serie de los ochenta, con el inocente jugueteo entre identidades del príncipe Adam y su alter-ego, He-Man. E inmediatamente lo frustra de manera espectacular.

Cambio de tercio total en el segundo capítulo, que nos presenta una Eternia donde la magia es un bien escaso y Teela, decepcionada con lo que cree que es un pasado lleno de mentiras, es una aventurera a sueldo. Ella será la encargada, con inesperados compañeros de viaje, de devolver a Eternia a sus tiempos de gloria. Por tanto, herejía: la protagonista de esta primera mitad de temporada es Teela. Una Teela, además, de proporciones más realistas que la de los ochenta, lesbiana, con la melena afeitada y que no va vestida como una stripper.

Sin embargo, es un volantazo necesario para contar la historia que se quiere contar: una Eternia sin He-Man y Skeletor no es necesariamente una Eternia desprovista de héroes y villanos. Es solo que los héroes y villanos no son los esperables. Sin embargo, ‘Masters del Universo: Revelación’ no es una versión oscura, tenebrosa, a lo Zack Snyder, de la serie clásica: la propuesta de Netflix sigue siendo una estupenda serie de aventuras (mejor que la original, de hecho, que tenía múltiples carencias y ha envejecido fatal) y que exprime las posibilidades del lore de Masters del Universo.

El catálogo al completo

Para ello, Kevin Smith ha puesto en pie un trabajo de orfebrería monumental en el que todos los personajes tienen una coherencia narrativa dentro de la serie. Como sabe cualquier fan de los Masters del Universo, no se podía pedir sensatez a la franquicia en los ochenta (y esa era parte de su maravilla, claro): Mattel creaba muñecos en base a criterios comerciales (imitación de otros éxitos de la línea, diseños que ahorraban costes) y la serie los intentaba incluir en sus narrativas, a veces mejor y a veces peor. En ‘Revelation’, esa mixtura de héroes y villanos está mejor digerida.

La serie se desarrolla en forma de búsqueda, lo que permite la variedad de escenarios y el encuentro con personajes muy dispares. Eso no solo permite que hagan su aparición multitud de secundarios (de Orko a Roboto, pasando por Beast Man o Moss Man), sino reformular a enemigos como un magnífico Tri Klops (¡con voz de Henry Rollins!) reconvertido en tecnopredicador chiflado.

O incluso insertar en la narración personajes muy complicados de que encajen con las historias de He-Man, como el espectral Scare Glow. O toda la trama de Preternia, con personajes fuera de la continuidad de la serie original, como He-Ro o King Grayskull, salido de la estupenda serie ‘He-Man y los Masters del Universo’ de 2002, y que forman parte de una especie de recolección de multiversos de He-Man. Solo la presencia de esta fauna alternativa demuestra hasta qué punto la serie está hecha para los fans sin complejos en mente.

Y todo enmarcado en una animación excelente, un doblaje descomunal (de Mark Hamill a Sarah Michelle Gellar, pasando por Lena Headey y los secundarios, todos están fantásticos) y unos diseños renovados, pero que respetan el aire clásico de muñecos de plástico y explotación entre Conan y Star Wars. Por desgracia, muchos se quedarán en temas teledirigidos como la “agenda progre” y el poco respeto a la letra estricta que demuestra la serie, cuando ‘Masters del Universo: Revelación’ consigue algo mucho más complicado: dar coherencia a un mundo imposible sin perder la inocencia por el camino.


La noticia

‘Masters del Universo: Revelación’: una excelente nueva versión del icono de los ochenta llamada a despertar la controversia

fue publicada originalmente en

Xataka

por
John Tones

.

A %d blogueros les gusta esto: