“¡Por la cultura!”: llegó el momento de “In the Heights”

“¡Por la cultura!”: llegó el momento de “In the Heights”

Cultura

Como un estudiante de Wesleyan University, Lin-Manuel Miranda comenzó a escribir lo que se convertiría en In the Heights (En el barrio), el musical que lo lanzaría como dramaturgo e intérprete y que lo llevaría, dos décadas después, a la fastuosa adaptación cinematográfica de Jon M. Chu. Miranda estaba motivado, como cualquier artista joven seguro de sí mismo, por la ambición. Pero también por algo más.Era mucho miedo, honestamente, dijo Miranda en una entrevista reciente. Tuve un verdadero llamado de atención cuando tenía 18 o 19 años y comencé a estudiar teatro. El temor era: voy a entrar en un campo que no tiene espacio para mí, que no tiene papeles para mí. Era algo así como: nadie va a escribir el espectáculo de tus sueños. La caballería no vendrá.Cuando In the Heights se estrene el viernes, podrá parecer que están llegando refuerzos. La película, un show de canto y baile a nivel de calle que rivaliza con los musicales de antaño de MGM, es una celebración exuberante de la experiencia de los inmigrantes latinos, de un vecindario diverso, de un verano lleno de vida en Nueva York.In the Heights, que originalmente iba a estrenarse en junio de 2020, llega envuelta en un aura de evento cultural para una de las comunidades más descaradamente obviadas de las películas. Y como una fiesta en la pantalla grande, está preparada para reavivar la eufórica experiencia teatral de bailar en los pasillos que se ha mantenido prácticamente apagada por más de un año.Pero el momento, aunque Miranda quiso lanzarla en streaming el año pasado, parece predeterminado. In the Heights es un recordatorio enorme de lo que nos hemos estado perdiendo, en la pantalla y fuera de ella, durante la pandemia. Chu la llama una vacuna de alegría.El primer día de rodaje, todos formamos un círculo y yo estaba como: ˜Suelten toda la presión. Vamos a entretener a estas personas a más no poder™, recuerda Chu, director de dos películas de Step Up y de Crazy Rich Asians (Locamente millonarios).Lo filmamos en el mejor verano de nuestras vidas en 2019, dice Miranda. Muestra lo maravilloso que es cuando todos nos reunimos y cantamos una canción, o cuando nos vemos abrazar a nuestros ancianos sin miedo. Todo es distinto ahora.In the Heights ya ha sido elogiada casi universalmente por los críticos. Con proyecciones en toda la ciudad de Nueva York, abrirá el Festival de Cine de Tribeca el miércoles. Pero por mucho que se sienta como un éxito de taquilla seguro y como un hito latino, la película debutará en cines que han sido golpeados por la pandemia. Su largo camino a la pantalla (los planes sólo despegaron una vez que Hamilton de Miranda se convirtió en una sensación de Broadway) ha desembocado en una prueba crucial para los cinéfilos. Otro inconveniente: Warner Bros. la lanzará simultáneamente en el servicio de streaming HBO Max.Los realizadores esperan que In the Heights pueda ser para los latinos lo que fue Black Panther para los afroamericanos o Crazy Rich Asians para los asiáticoamericanos. Los hispanos, la minoría más grande en Estados Unidos, constituyen una porción aún mayor de espectadores a pesar de su ausencia regular en las producciones más importantes de Hollywood. Para Chu, el tipo de sensación de la cultura pop capaz de generar cambios en la industria que experimentó con Crazy Rich Asians depende en última instancia de la audiencia.Incluso con ˜Crazy Rich Asians™ no podíamos saber realmente. Fue sólo el segundo fin de semana que la gente empezó a volver y el tercer fin de semana que empezó a llegar gente que no iba al cine, dice el director. Comprar entradas para esto, pasar del dicho al hecho, fue la declaración democrática que ningún estudio podría inventar.Entre mares de bailarines y retratos íntimos de la vida de los inmigrantes, In the Heights cuenta una historia tanto específica como comunitaria. En el papel originado por Miranda, Anthony Ramos interpreta a Usnavi, dueño de una bodega dominicano-estadounidense que sueña con regresar al Caribe. Ramos interpretó a Usnavi en una producción regional de In the Heights, pero su gran oportunidad llegó con Hamilton, en el doble papel de John Laurens y Philip Hamilton.Las letras y el escenario de In the Heights son especialmente significativos para Ramos, un nativo del vecindario de Bushwick en Brooklyn cuya actuación estelar le aporta un estilo neoyorquino astuto y una sonrisa sumamente carismática a la película.La historia de todos estos personajes resulta muy familiar a mi vida y a las personas en mi vida que he visto crecer en mi propia comunidad, dice Ramos. Hay tomas de la comida que crecí comiendo, la música que crecí escuchando. El piragí¼ero, yo conozco a ese tipo.Un sentido de responsabilidad se apoderó de Ramos durante el rodaje en Washington Heights. Antes de filmar ciertas escenas que se sentían particularmente poderosas, Ramos le gritaba al equipo: ¡Por la cultura!, un ritual que aprendió de Spike Lee mientras actuaba en su película She™s Gotta Have It.Significaba que todos estamos aquí, en este momento, haciendo esta película y contando esta historia para algo que es mucho más grande que cualquiera de nosotros, dice Ramos. Esta película no se trata de nosotros. Se trata de la gente que vino antes que nosotros y la gente que vendrá después. Esto es para todos los que tuvieron que sacrificarse, que tuvieron que derribar puertas.Tanto la madre como la hermana de Ramos tienen cameos en la película. En el número de apertura, su hermana aparece bailando a cinco personas de él. Hay muchas peculiaridades de este tipo. Miranda, quien desempeñó felizmente un papel pequeño en este mundo que él creó, interpreta al piragí¼ero. Gran parte del elenco original de Broadway aparece en el baile final entre hidrantes reventados. Algunos de los extras son chicos de una escuela secundaria cercana que montaron su propio In the Heights inspirando a los cineastas.Simplemente nos mostraron: para esto estamos aquí, dice Chu.Tan fuerte es la conexión del director con la película, que llamó a su segundo hijo Jonathan Heights Chu. Quería escuchar ese nombre todos los días de su vida, dice, y que su hijo también lo hiciera.Junto a Ramos actúa la cantante Leslie Grace como Nina Rosario, una estudiante universitaria de vuelta en casa para el verano; Corey Hawkins como Benny, un taxista; y Melissa Barrera como Vanessa, trabajadora de un salón de belleza que sueña con ser diseñadora de modas e intenta conseguir su propio apartamento en el sur de Manhattan. Para Barrera, una actriz de 30 años nacida en México, su personaje de una joven luchadora que busca oportunidades fuera de casa es básicamente ella misma.(La canción) ˜It Won™t Be Long Now™ es literalmente el himno de mi vida. He estado esperando una oportunidad como esta desde siempre. Siento que he trabajado muy duro en mi carrera, pero siempre hay algo, dice Barrera. Yo era esa chica. Salí de México. Sabía que no iba a poder convertirme en una artista en mi ciudad natal.Cuando la película estaba en desarrollo inicialmente con The Weinstein Co., había interés en elegir estrellas pop para algunos papeles. Pero Miranda creía firmemente en que In the Heights debía ayudar a hacer crecer a los artistas latinos que la industria ha desairado. También se tomó la decisión de llevar el espectáculo, que debutó en Broadway en 2008, a la actualidad. Eso significó una revisión del libreto para incluir elementos como la política de inmigración de DACA y los desafíos que enfrenta una nueva generación de inmigrantes.Una vez que nos decidimos por el ahora, había mucho espacio para crecer, dice Quiara Alegría Hudes, quien escribió el libreto del musical y el guion de la película. Vivo en Washington Heights. Parte de cómo escribo es simplemente caminar y escuchar. Cuando Nina dice, Shhh, quiero escuchar mi cuadra™, ese es mi proceso de escritura.Para Miranda, el paso del tiempo ha sido motivo de reflexión sobre lo que los latinos han logrado desde entonces y lo que aún deben recorrer.En muchos sentidos, la época se puso al día con ˜In the Heights™, dice Miranda. ˜In the Heights™ era una especie de unicornio cuando salió en 2008, especialmente en lo que respecta a la representación latina en el teatro comercial. Si miras las encuestas de teatro de cada año de asistencia, verás que la audiencia latina se dispara en 2008 a un nivel realmente genial, y luego cerramos y luego vuelve a bajar. Fue un caso muy directo de ˜si lo creas, ellos vendrán™.___Jake Coyle está en Twitter como http://twitter.com/jakecoyleAP.

Fuente: 20 minutos

A %d blogueros les gusta esto: