Inflación resistente: por qué cuesta tanto bajar del 4% mensual a pesar de la menor expansión monetaria

Inflación resistente: por qué cuesta tanto bajar del 4% mensual a pesar de la menor expansión monetaria
La cajera de un supermercado registra la compra de un cliente hoy, en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Juan Ignacio Roncoroni
La cajera de un supermercado registra la compra de un cliente hoy, en Buenos Aires (Argentina). EFE/ Juan Ignacio Roncoroni
(Juan Ignacio Roncoroni/)

Abril volvió a ser un mes de alta inflación y una vez más fueron los alimentos los que impulsaron las fuertes remarcaciones. A pesar de las expectativas oficiales, el índice se mantuvo en un promedio de 4% mensual y todavía no se notan los esfuerzos por contenerla. Básicamente hay dos medidas principales de política monetaria en esa dirección: la contención del dólar oficial y el control de la expansión monetaria en los cuatro primeros meses de 2021.

El objetivo del ministro de Economía, Martín Guzmán, es que la inflación empiece a bajar gradualmente para que los salarios puedan recuperar poder adquisitivo. En lo que va del año el balance fue negativo, porque los precios aumentaron mucho más que los ingresos. En abril el índice será más bajo del 4,8% de marzo, pero igual se mantendría en valores muy altos.

¿Cuáles son las principales razones por las que demora tanto una reducción de la inflación a pesar de las medidas que se fueron tomando en los últimos meses? Algunas de las explicaciones son las siguientes:

La política monetaria siempre tiene un “rezago”: la megaemisión de 2 billones de pesos que realizó el Central el año pasado posiblemente aún esté impactando en la inflación de los primeros meses de 2021. La fuerte contención que se está llevando adelante estos meses con emisión de pases y de Leliq para absorber pesos debería tener efecto –aunque no muy contundente- más cerca del último cuatrimestre.

Luego de un primer cuatrimestre en el que la inflación aumento a un ritmo de 4% mensual, ahora Guzmán se juega todo a una desaceleración gradual y que los salarios empiecen a recuperar parte del terreno perdido

Está cayendo la demanda de pesos: las mediciones de consultoras privadas marcan que también crece la velocidad de circulación del dinero, uno de los principales motivos de aceleración inflacionaria. Esto significa que no alcanza con reducir la oferta de dinero, también hay que crear las condiciones para que no se derrumbe la demanda de pesos en un contexto de alta incertidumbre.

Aumentan muy rápido los pasivos remunerados del Banco Central: la colocación de pases y Leliq ya suma arriba de $ 700.000 millones en los primeros cuatro meses del año y el volumen total ya alcanzó un nuevo récord en relación al PBI, superando al que había llegado en épocas de Federico Sturzenegger. Como consecuencia, el pago de los intereses de esta deuda emitida por el BCRA ya es la principal fuente de expansión monetaria.

La pelea por las tarifas fue una mala señal en la lucha contra la inflación, ya que requerirá de más cantidad de subsidios. El aumento del déficit fiscal es sinónimo de mayor expansión monetaria a futuro

El aumento del agujero fiscal en los próximos meses se hará sentir: si bien la base monetaria cayó $100.000 millones en lo que va del año, el panorama por delante no es muy alentador. El Gobierno deberá hacer frente a un aumento del gasto mayor al esperado por la segunda ola de coronavirus. También habrá más subsidios que los previstos en el Presupuesto 2021 porque las tarifas aumentarán mucho menos de lo previsto. Esas mayores necesidades financieras serán cubiertas sobre todo con más emisión de pesos en la última parte del año.

Los problemas para importar provocan más remarcaciones: el efecto de mantener el dólar oficial con leves subas mensuales, inferiores al 2%, termina eclipsado por las dificultades para acceder a las divisas necesarias para las importaciones. Las dudas sobre el costo de reposición de insumos o bienes finales importados provocan que se venda a precios que poco tienen que ver con el costo obtenido al tipo de cambio oficial.

No ceden las expectativas: el último relevamiento de la Universidad Di Tella señaló que se espera una inflación de 48% para los próximos 12 meses. En la medida en que eso no se revierta, será más difícil fortalecer la desaceleración de precios. Mientras tanto, las empresas procuran no quedar desactualizadas y en mayo enviaron nuevas listas con incrementos que promedian el 5% en distintos rubros, desde la carne hasta materiales de construcción.

SEGUIR LEYENDO

Durante la pandemia se perdieron 155.000 puestos de trabajo del sector privado y se crearon 39.000 en el sector público

Tras la crisis interna por las tarifas, reapareció Martín Guzmán: “Seguimos con una política para impulsar la recuperación”

El Gobierno oficializó el aumento por tramos del Salario Mínimo: cómo serán las subas a lo largo del año

La nota Inflación resistente: por qué cuesta tanto bajar del 4% mensual a pesar de la menor expansión monetaria salió publicada en Infobae

A %d blogueros les gusta esto: