Las clases virtuales no son para todos

Las clases virtuales no son para todos

El cierre total de clases durante el 2020 y las nuevas restricciones dispuestas en el mes de abril de este año para el AMBA y muchas provincias nos llevan a analizar cuántos estudiantes acceden a internet para poder mantener su educación en la “virtualidad”.

Según el Ministerio de Educación (Anuario Estadístico 2019), hay matriculados en el país 10.550.621 estudiantes (niveles inicial, primario y secundario).

En lo que hace a la conectividad, hoy en la Argentina se estima que hay unos 15 millones de hogares, de los cuales acceden a internet domiciliario 9.3 millones (62%). Es decir, que más de 5 millones de hogares (38%) no cuentan con acceso a internet domiciliario (fuente Enacom).

Según la Encuesta de Continuidad Pedagógica, 1.000.000 de alumnos tuvo escaso o nulo contacto con la escuela.

Como veremos, la falta de acceso a internet y de dispositivos adecuados es una de las principales causas. También podemos afirmar que afecta sobre todo a los estudiantes de escuelas públicas y más particularmente a los de hogares más pobres.

Un primer punto a tener en cuenta, es cómo afecta la suspensión de la presencialidad al 42% de la población bajo la línea de pobreza (unos 19 millones de personas) y particularmente a los habitantes de los 4.416 barrios populares incluidos en el RENABAP.

Según el Enacom, el 65% de esos barrios, donde viven cerca de 4 millones de personas, no tiene acceso a internet. Sin dudas, esta circunstancia influyó en que 1 de cada 4 estudiantes abandonara sus estudios durante el 2020 en los barrios populares (Encuesta de Argentinos por la Educación).

También existen fuertes diferencias entre los estudiantes del sector privado y los del sector público.

Según la misma ONG, en las escuelas privadas un 36,0% de los alumnos no dispone de un servicio de internet adecuado para realizar sus actividades escolares, mientras en las escuelas públicas este porcentaje es 56,9%. Es decir que existe una brecha de acceso entre los alumnos del sector público y los del sector privado.

En lo que hace al acceso a los dispositivos para poder conectarse o hacer tareas escolares, en el sector privado el 40,1% de los alumnos cuentan con un dispositivo propio, mientras que en el sector estatal el porcentaje solo representa la mitad de esa cifra (19,5%).

Si analizamos la situación en cada provincia, de los alumnos del primario que no cuentan con internet en su hogar, encontramos fuertes disparidades.

En un extremo, hay 7 provincias donde un tercio o más de los estudiantes no cuenta con Internet en su hogar: Santiago del Estero (40,7%), Formosa (37,7%), San Juan (36,1%), Catamarca (35,0%), Misiones (35,0%), Chaco (33,5%) y Corrientes (33,3%).

En el otro extremo, las jurisdicciones donde este porcentaje es inferior al 10% son Ciudad de Buenos Aires (7,2%), La Pampa (7,5%) y Tierra del Fuego (8,0%).

En definitiva, podemos concluir que el millón de estudiantes que tuvieron poco o nulo contacto con la escuela a raíz de la suspensión de clases presenciales son en su mayoría de las familias más pobres, las que en muchos casos no cuentan con acceso a internet o bien carecen de dispositivos adecuados.

SEGUIR LEYENDO

La política educativa del “vamos viendo”

La nota Las clases virtuales no son para todos salió publicada en Infobae

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: