Se resuelve el misterio del desvanecimiento de Stroll

Se resuelve el misterio del desvanecimiento de Stroll

Redacción

Fue el mayor protagonista de una de las clasificaciones más complicadas e impredecibles de los últimos años con el Racing Point que hizo bueno el apodo del ‘Mercedes rosa’ que se ha ganado este año. Lance Stroll sorprendió a todos adjudicándose la pole en Turquía, por supuesto la primera de su vida, en la pista de hielo en la que se convirtió el asfalto con la lluvia. Un magnífico resultado al que dio continuidad durante buena parte del domingo. Salió muy bien y rodó en solitario, con una ventaja considerable, hasta que se desvaneció a mitad de carrera.

Acabó noveno a 72 segundos de Hamilton tras una segunda parte de carrera que fue un infierno para él. Muy poco botín para lo que podía haber sido (ahí estuvo ‘Checo’ con su podio), pero ¿qué le pasó? ¿Por qué cayó tanto su rendimiento? Su equipo ha dado con la causa y la explica en ‘Twitter’: “Durante la rutina del equipo después de la carrera descubrimos daños en la parte inferior del alerón delantero de Stroll que contribuyeron significativamente a los problemas de ‘graining’ que experimentó durante su segundo y tercer stints con los neumáticos intermedios”.

No es muy habitual que una escudería dé explicaciones en sus redes sociales sobre el rendimiento de un piloto tantas horas después de una carrera, pero el gran rendimiento que había dado Stroll y el misterioso problema, bien las merecían. Racing Point deja claro que el canadiense ya se olía que le pasaba algo a su coche: “Lance informó de un rendimiento deficiente de los neumáticos, un subviraje significativo y graining desde la vuelta 17. Parar en boxes para un nuevo juego de intermedios en la vuelta 36 no resolvió el problema, y el ‘graining’ se volvió aún más severo”.

Cada vez más graining, tiempos por vuelta más lentos y ninguna solución posible. “Una pieza de la parte inferior del alerón delantero se había soltado y se había atascado de tal manera que el bloqueo provocó una pérdida significativa de carga aerodinámica delantera. La pérdida resultante de carga frontal contribuyó a un aumento de los niveles de graining”, explican sobre un problema que descubrieron “solo después de la carrera” y que hizo que un gran premio que Stroll iba a recordar para siempre, se quedase en uno más. Aunque esa pole ya no se la quita nadie.

Ver más en https://as.com/motor/2020/11/18/formula_1/1605677368_760679.html#?ref=rss&format=simple&link=link

A %d blogueros les gusta esto: