“No nos pagan desde hace cuatro meses; para comer, fiamos”. La otra cara del Fodes para los empleados municipales

“No nos pagan desde hace cuatro meses; para comer, fiamos”. La otra cara del Fodes para los empleados municipales

California, en Usulután, debe $3,489 en energía eléctrica; cuatro meses de salarios; el agua y los desechos sólidos; las obras están paralizadas. Otras alcaldías ya no pagan becas.

California tiene 3,000 habitantes, según la Digestyc, y 6,000 según la alcaldía. El impago del Fodes amenaza el alumbrado público del lugar, pues la alcaldía debe más de $3,000. Foto EDH / Menly Cortez

Hacía un mes que frente al Ministerio de Hacienda desfilaban los mensajes incómodos de una protesta. “Necesitamos nuestros impuestos”, “ya no podemos operar”.

Esa vez los alcaldes de todo el país exigían al Gobierno el pago del Fodes, un fondo que recoge el Gobierno a través de impuestos y que cada mes debe ser entregado a las alcaldías: $514.08 millones al año o $42.84 millones mensuales.

Pero las alcaldías llevan ya cinco meses sin recibirlo. Y por ello volvieron ayer a las calles para recordarle al ministro de Hacienda que el Fodes debe ser entregado por Ley.

“Tenemos, con este mes, tres facturas de energía eléctrica que no se han pagado y eso implica que en las próximas semanas se va a cortar el alumbrado público del municipio”. Gustavo Aguirre, alcalde de California

Una de las alcaldías que marchó hasta el Ministerio de Hacienda ayer fue la de California, Usulután, una municipalidad con un ingreso tributario de $1,500 mensuales y una obligación de $12,024.71 dólares en salarios y dietas. “No nos pagan desde hace cuatro meses; para comer, fiamos”, dijeron varios empleados de esa comuna

California al igual que otras alcaldías con poblaciones menores a 20,000 habitantes tiene la misma historia. El impago del Fodes la ha llevado a evaluar si pueden o no seguir operando y la respuesta final es: “Ya no podemos operar. Tenemos, con este mes, tres facturas de energía eléctrica que no se han pagado y eso implica que en las próximas semanas se va a cortar el alumbrado público del municipio”, aseguró Gustavo Aguirre, alcalde del municipio.

Lo que Aguirre dijo a este medio fue confirmado por el oficial de información del municipio quien compartió con El Diario de Hoy documentos que demuestran que la alcaldía debe $3,489.20 en energía eléctrica y que este es su tercer recibo que no puede pagar, pues tiene dos más pendientes de pago.

Además, los empleados aseguran no haber recibido salarios desde julio. Esto implica que las cuotas de las AFP y el ISSS no han sido pagadas. “Aunque nos enfermemos el Seguro no lo podemos utilizar. Esta alcaldía es pequeña, dependemos del Fodes. Es posible que las grandes alcaldías no lo necesiten para los salarios porque tienen altos ingresos, pero las alcaldías pequeñas sí lo necesitamos”, dijo uno de los 22 empleados permanentes que trabaja en la alcaldía. “Este mes ya no vamos a poder pagar las becas universitarias ni a los empleados de la alcaldía, porque aunque tengamos pocos fondos de recaudación no podemos pagarle a unos empleados sí y a otros no”.

California también debe el servicio del agua y el de desechos sólidos. Un equipo de El Diario de Hoy que visitó el municipio de 3,000 habitantes, según proyecciones de la Digestyc, pero de 6,000 según la alcaldía, constató cómo la acumulación desechos sólidos pueden convertirse en un foco de infección en plena pandemia.

Las alcaldías pequeñas ven el impago como un tema de capricho del Gobierno, el cual puede afectar la salud y la seguridad de los más vulnerables. Y es que, aunque en otros gobiernos hubo atrasos, nunca se habían prolongado tanto tiempo.

El Gobierno, por su parte, insiste en que las municipalidades “se roban” ese dinero.

Mientras la narrativa gira en torno a no depositar los fondos, la alcaldía de Mercedes Umaña, en Usulután, suspenderá las becas universitarias este mes, de las cuales 80 jóvenes se benefician.

“Este mes ya no vamos a poder pagar las becas universitarias ni a los empleados de la alcaldía, porque aunque tengamos pocos fondos de recaudación no podemos pagarle a unos empleados sí y a otros no”, dijo Juan José Romero, alcalde de ese municipio.

Cada mes la alcaldía da $100 a los becados. Aunque han dado prioridad a este programa, no hay posibilidades de pagar el último mes de escolaridad, explicó el alcalde.

Pero no solo California o Mercedes Umaña hablan de cerrar operaciones por falta de energía o salarios. También en Chalatenango, el alcalde de San Antonio Los Ranchos advirtió que si en los siguientes 15 días el Gobierno no deposita el dinero cerrarán operaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: