Hamilton o la incertidumbre

Hamilton o la incertidumbre

Redacción

Las últimas horas reales de Fórmula 1 en 2020 fueron tan intempestivas como incomprensibles: Madrugón en Albert Park, aficionados agolpados en la puerta sin permiso para entrar al circuito, equipos preparados para desmontar el dispositivo en tiempo récord y algunos pilotos sobrevolando el Índico, horas antes de que se cancelara oficialmente el GP de Australia. Algunos se dieron de bruces con el coronavirus en aquel desafortunado episodio, que precedió a meses de confinamiento. El Mundial debió empezar en marzo por todo lo alto pero regresará este fin de semana, en Austria, sin público, sin invitados, sin paddock, con poquísimos medios de comunicación y sin ambiente de gran premio. La pandemia golpeó de lleno al campeonato, que necesita fronteras abiertas y una logística imperial para poder celebrar una carrera en cualquier rincón del mundo. Pero los coches más rápidos del planeta vuelven a tiempo para celebrar una temporada repleta de interés y expectación.

En el plano deportivo, este debe ser el año de Lewis Hamilton contra Max Verstappen. El seis veces campeón británico, de 35 años, puede alcanzar el récord de siete de Michael Schumacher y el joven neerlandés, de 22 años, tiene ante sí la última oportunidad para batir el registro de Sebastian Vettel, que es el campeón más joven de siempre en la F1. Es un choque de titanes y también de generaciones, la que está cada vez más cerca de llegar a su fin (los Sebastian Vettel, Kimi Raikkonen, Fernando Alonso, Lewis…) y la que llama tan fuerte a la puerta que algún día la va a tirar, con ‘Mad Max’, Charles Leclerc o Carlos Sainz.

Por monoplazas, todo lo que no sea dominio de Mercedes será inesperado. El W11 que presentó la escudería germana en los test de Montmeló lo tuvo todo, hasta el componente sorpresa con un sistema de dirección de doble eje, denominado ‘DAS’, que permite jugar con la convergencia de las ruedas mientras el coche está en marcha. Parece una herramienta útil para la clasificación y por mucho parón, ninguna escudería ha tenido tiempo en la fábrica para proyectar una solución parecida. Ni ganas, porque está expresamente prohibido por la FIA a partir de 2021. La inversión no merece la pena, así que la idea será exclusiva de Brackley. Enfrente, un Red Bull RB16 que promete mucho por el salto de calidad del motor Honda, que ya debe luchar con los mejores.

¿Dónde está Ferrari?

Ofrece más dudas el Ferrari de Vettel y Leclerc, o más bien viceversa. El monegasco, de 22 años, se ha hecho con las riendas del Cavallino Rampante y Seb, de 32 años, afronta una última temporada en la élite, pues sólo alteraría su futuro si se cruza en su camino un coche ganador. Pero el SF1000, que conmemorará este año el millar de carreras de la Scuderia en la Fórmula 1, no dio buenos síntomas en la pretemporada. Planean un cambio de concepto a mitad de temporada, a partir de Hungría, y ni siquiera llevan evoluciones a Red Bull Ring. No es la mejor forma de comenzar la campaña, aunque más vale una rectificación a tiempo.

El resto de escuderías está en otra división, aunque se espera que el Racing Point se mueva a caballo entre los más rápidos y la clase media. Se han inspirado en Mercedes, tienen apoyo directo de la fábrica y son clientes de sus unidades de potencia, y el RP20 que pilotarán Sergio Pérez y Lance Stroll puede estar luchando por poles y podios frente a los mejores. Detrás, los McLaren, Renault, Alpha Tauri y Alfa Romeo. Y mucho más atrás, si nada lo remedia, Haas y Williams, cada uno con su lista de problemas.

La temporada más incierta

Con ocho carreras en diez semanas, que pronto serán nueve en once, respectivamente, los diez equipos se preparan para un Mundial sin margen de error: cualquier accidente limitará considerablemente el número de repuestos disponibles antes de pasar por la fabrica. Cualquier lesión de un piloto, si la hubiera, puede poner fin a la participación en una temporada. Habrá tres carreras consecutivas al menos en tres ocasiones y muy probablemente se visitarán circuitos desconocidos para la Fórmula 1, como Mugello o Portimao. Los candidatos empiezan el campeonato sin saber cuántas carreras se disputarán, y eso también es un hecho destacable: si merece la pena o no arriesgar depende, fundamentalmente, del número de grandes premios que compongan esta temporada, que deben ser entre 15 y 18. Se acabará en diciembre en Bahréin y Abu Dhabi, esa es la única certeza, pero aún hay que eliminar unas cuantas incógnitas de la temporada 2020, aquella en la que el Gran Circo desafió a una pandemia. Lo de menos será acostumbrarse a las mascarillas en el pit lane y el garaje, o que mecánicos e ingenieros superen cada cinco días un test Covid-19. Con tan pocas certezas, se avecina un campeonato incierto.

Carlos Sainz es piloto de McLaren hasta diciembre y tiene por delante una temporada igual de exigente que la pasada antes de pensar en el rojo de Ferrari, a partir de 2021. El madrileño, de 24 años, afronta el 2020 con el reto de mejorar lo imposible: hace un año fue sexto clasificado del Mundial por delante de dos pilotos de Red Bull, Gasly y Albon, y subió al podio con el cuarto coche de la parrilla. En condiciones normales, por la enorme diferencia de rendimiento entre el coche naranja y los Mercedes, Ferrari y Red Bull, Sainz sólo aspira a un séptimo puesto en las carreras, y eso siempre en el mejor de los casos. Por tanto, es un verdadero desafío emular los resultados de la mejor temporada de su vida en la Fórmula 1.

¿Cómo se logra el más difícil todavía? “Pues es una buena pregunta”, respondía hace unos meses el interesado, que en cualquier caso aportaba una clave: “Hay que quitar los siete ‘ceros’. La gente quizás olvida que hubo tres consecutivos al principio, o que no pude ni empezar la carrera en Spa. Son muchos puntos perdidos”. Y es cierto, en las tres carreras iniciales del 2019, Australia, Bahréin y China, Sainz no sumó un solo punto. La fiabilidad de su McLaren MCL35 con motor Renault será fundamental para garantizar la regularidad en una temporada corta, pero intensa.

El problema es que crecen los rivales: Renault progresa con Ricciardo, que heredará su volante el año que viene, y Ocon. El RS20 es mejor que su predecesor. Y, sobre todo, Racing Point se ha convertido en una verdadera amenaza para toda la zona media, y quién sabe si algo más. El monoplaza británico, que se ganó el sobrenombre de Mercedes rosa por su enorme parecido con el coche de Hamilton, puede permitir a Sergio Pérez y Lance Stroll luchar cerca de los puestos de podio, al menos en las primeras carreras del año. Hay dudas lógicas sobre la capacidad de desarrollo de McLaren en estos últimos meses, con la fábrica inevitablemente cerrada y la mayoría de la plantilla bajo un ERTE. Y esos dos equipos, igual que Alpha Tauri (antiguo Toro Rosso y socio de Red Bull) tienen medios para progresar y hacerse con el título honorífico de cuarto coche de la parrilla.

Su próximo cambio de escudería también es un factor que puede influir. Hasta ahora ha sido el líder indiscutible de McLaren en la pista y para que eso deje de ser así, es Lando Norris quien tiene que superarle. Pero en Woking pueden justificar que el joven británico, de 20 años, es su inversión de futuro igual que Ferrari favorecerá antes a Leclerc que a Vettel, que se marcha a final de año; y eso puede llegar a ser un problema en un equipo con recursos limitados. No obstante, no hay razones para desconfiar: Seidl y Brown siempre han sido justos con su alineación.

 

5 de julio: GP de Austria (Red Bull Ring)

12 de julio: GP de Estiria (Red Bull Ring)

El GP de Austria de Fórmula 1 data de 1950 con un rudimentario trazado en la ciudad de Zeltweg. Pero no fue hasta 2010 cuando el fabricante de bebidas energéticas Red Bull compró el trazado y le convirtió en lo que es hoy en día. En 2014, el renovado circuito recibió el visto bueno de la FIA y del Consejo Mundial de Deporte de Motor para volver al calendario.

19 de julio: GP de Hungría (Budapest)

La pista de Hungaroring, situada en un valle a 19 kilómetros de Budapest, se estrenó en 1986, año en el que acogió por primera vez un gran premio de F1. Desde entonces no ha dejado ningún año de aparecer en el calendario. Es un trazado de los más lentos del campeonato y su longitud es de 4,381 kilómetros.

2 de agosto: GP de Gran Bretaña (Silverstone)

9 de agosto: GP del 70º Aniversario (Silverstone)

Silverstone fue el circuito en el que se celebró el primer gran premio de Fórmula 1 en 1950. Tras diversos cambios en su trazado, en la actualidad mide 5,891 kilómetros y la carrera es a 52 vueltas para un total de 306,198 kilómetros.

16 de agosto: GP de España (Barcelona)

El circuito de Barcelona-Catalunya, más conocido como Montmeló por su ubicación, lleva en el calendario de F1 desde 1991, además de albergar numerosas pruebas de pretemporada. Su trazado mezcla curvas de alta y baja velocidad. La novedad en este 2018 es su reciente reasfaltado que ha convencido a todos los pilotos durante los test.

30 de agosto: GP de Bélgica (Spa-Francorchamps)

El circuto de Spa-Francorchamps es uno de los más históricos del calendario y su mítica curva Eau Rouge permanece en el trazado desde sus inicios en 1924. Hace más de 20 años que el el circuito más largo del campeonato (7,004 kilómetros) y mezcla largas rectas con desafiantes curvas rápidas.

6 de septiembre: GP de Italia (Monza)

Monza es la tercera pista permanente del mundo. Fue construido en 1922 y combina velocidad y habilidad. El primer gran premio se celebró allí en la temporada inaugural de la F1, en 1950, y desde entonces sigue en el calendario.

1. Victorias

Michael Schumacher dejó una cifra de 91 triunfos que hasta hace poco parecía que duraría toda la vida, pero Lewis Hamilton se aproxima como un galgo de carreras y ya está en 84. En el calendario provisional de 2020 sólo hay por el momento ocho grandes premios previstos, pero todo indica que ese número crecerá al igual que las posiblidades de que el británico supere al alemán.

2. Podios

Otra marca que dejará de lidera el Kaiser casi con seguridad esta temporada. Sus 155 ‘cajones’ están seriamente amenzadaso por los 151 que lleva Hamilton. El piloto de Mercedes debería destrozar con facilidad en 2020 el número de podios del heptacampeón.

3. Carreras disputadas

Rubens Barrichello participó en 322 entre 1993 y 2011, pero Kimi Raikkonen llega al GP de Austria con 312. Un calendario ampliado a los establecido en Europa abriría al finlandés de Alfa Romeo Sauber las puertas para convertirse en el piloto cono más grandes premios disputados en la historia de la Fórmula 1.

4. GG PP en los puntos

Michael Schumacher sumó botín en 221 grandes premios a lo largo de su trayectoria, pero Lewis Hamilton y Kimi Raikkonen están en 2013.

5. Puntos consecutivos

Hamilton ya tiene este récord después de haber terminado en los puntos en 33 carreras consecutivas (Japón 2016 – Francia 2018). Actualmente lleva de nuevo 33 carreras consecutivas en una secuencia que comenzó en Gran Bretaña 2018. Si termina entre los diez primeros en el GP de Austria romperá esa cifra.

6. Triunfos de principio a fin

Ayrton Senna lideró todas las vueltas en 19 triunfos, un récord que comparte con Lewis Hamilton y que el vigente campeón podría superar y liderar esta peculiar clasificación en solitario.

7. ‘Grand Chelem’

Lograr la pole, liderar todas las vueltas y marcar la vuelta rápida es un reto difícil de alcanzar. Hamilton lleva seis y mira las 8 de Jim Clark con cercanía… y a la vez con gran dificultad.

8. Más victorias con un equipo

Michael Schumacher con siguió 72 con Ferrari mientras Lewis Hamilton lleva 63 con Mercedes.

9. Títulos de constructores consecutivos

Mercedes suma seis títulos de constructores consecutivos, de 2014 a 2019, lo que le iguala los conseguidos por Ferrari de 1999 a 2004. Si la firma de la estrella repite en 2020 lideraría en solitario.

10. Campeón del mundo más joven

Ese hito está en manos de Sebastian Vettel que en 2010 fue el más joven en adjudicarse el título con 23 años, 4 meses y 11 días. Si Max Verstappen o Charles Leclerc se proclamaran campeones batirían el récord de l alemán de Ferrari.

11. Más vueltas lideradas

Michael Schumacher fue primero durante 5.111 vueltas, pero Lewis Hamilton tambié namenza esta marca ya que suma la friolera de 4.486.

12. El podio más joven

Vertappen, Gasly y Sainz firmaron el podio más joven de la historia en Brasil 2019 con una media de edad de 23 años, ocho meses y 13 días. Esa marca la podría superar un podio de Verstappen, Leclerc y Albon antes de mediados de octubre.

13. Más victorias en una temporada

Con el calendario a día de hoy es imposible y aunque aumenten algunas carreras también resultará muy complicado, pero hasta el momento Michael Schumacher y Sebastian Vettel tienen el récord con 13 triunfos en un solo año. Quizá en 2020 ni siquiera se llegue a ese número de carreras.

Ver más en https://as.com/motor/2020/07/02/reportajes/1593678533_688035.html#?ref=rss&format=simple&link=link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: