McLaren acaba justo de baterías

McLaren acaba justo de baterías

Redacción

Para las dos últimas carreras de 2019 se aguanta como se puede en cuanto a elementos del motor y los equipos afrontan Brasil y Abu Dhabi con unidades de potencia al límite de kilometraje. McLaren ya avisó tras el parón de verano que no era descartable un cambio de motor con su correspondiente penalización, pero que en la medida de lo posible se evitaría, y así se llega a Interlagos.

El propulsor Renault de Sainz va justo de baterías, igual que el de Norris, aunque desde Woking entienden que toda la parrilla está en las mismas circunstancias. Si acaso se salvan los Honda, que entre Sochi y Suzuka estrenaron motor de su cuarta especificación para acabar con dos ejemplares nuevos, limpios y frescos, lo que explica en parte el buen ‘rush’ final de Toro Rosso y Verstappen con el Red Bull.

Seidl, jefe de McLaren F1, traslada que mientras no se comprometa la fiabilidad se aguantará con las baterías actuales y que, “en caso de que por ejemplo vaya mal en una clasificación, siempre puede optarse por penalizar y contar con una nueva unidad”.

En cualquier caso, estas apreturas no son el mejor síntoma para el fabricante de motores francés: el máximo de baterías por año sin sanción es dos y en McLaren ya van por cuatro, aunque Hulkenberg aguanta dentro de los límites legales con el Renault oficial y Ricciardo sólo suma tres. En la tabla de elementos utilizados por coche se aprecian las enormes diferencias entre Mercedes, Ferrari y los demás: de los tres motores de Hamilton, Bottas, Vettel y Leclerc a los cuatro de sus socios de Racing Point y Alfa Romeo, respectivamente. Cifras lógicas, muy por debajo de los seis motores Renault empleados por Ricciardo, los cinco Honda de Verstappen o los siete de Kvyat y Gasly.

Sainz, por su parte, ha empleado cinco unidades de potencia, una más que su compañero de equipo, porque empezó la temporada ‘agraciado’ con la rotura del motor en Australia, lo que ha condicionado la gestión estratégica de estas piezas a partir de entonces. El madrileño, séptimo clasificado del Mundial con 80 puntos, empezó satisfecho con el salto de prestaciones que hizo Renault durante el invierno, no tanto con las evoluciones de la temporada que al menos sí han resuelto ciertos problemas de fiabilidad.

Ver más en https://as.com/motor/2019/11/13/formula_1/1573624690_877178.html#?ref=rss&format=simple&link=link

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: