Argentina lucha por una nueva ley de aborto

Argentina lucha por una nueva ley de aborto

Este miércoles 29 de mayo se espera que cientos de miles se manifiesten  con pañuelos verdes en varias ciudades argentinas a favor de la legalización del aborto. Dicho movimiento espera que la ley sea aprobada por la Cámara de Representantes, en el octavo intento de llegar a una decisión.

Desde 1921, un embarazo en Argentina solo puede ser interrumpido si es el resultado de una violación, o pone en riesgo la vida de la mujer. Durante años, han fracasado los intentos por flexibilizar la legislación. Finalmente, en 2005, una iniciativa de más de 70 organizaciones emprendió una campaña por “un aborto legal, seguro y gratuito”.

Duras palabras del papa

La fuerte resistencia al aborto en Argentina está liderada por la Iglesia. El 71% de la población es considerado católica. El papa, él mismo argentino, se inmiscuyó en el debate en 2018 cuando preguntó: “¿Es justo matar a alguien para resolver un problema? … Es como contratar a un sicario”.

Las declaraciones del papa no solo provocaron estupor en Argentina. Allí ahondaron la división de la sociedad en el debate sobre el mismo. “Unidad Provida” une a más de 150 organizaciones opositoras al aborto, para las que toda legalización del aborto sería “la institucionalización de la violencia contra las mujeres”. Según dicha asociación, “cada aborto no solo mata a un niño inocente, sino que destruye a una mujer”, por lo que Provida lo considera “un fracaso social, y no una respuesta a los desafíos de nuestra sociedad”.

“Una brecha en la democracia argentina”

En Argentina, otros sectores tienen ya una legislación acorde con los tiempos, como el matrimonio entre personas del mismo sexo. Sobre el aborto, sin embargo, el Gobierno ha asumido la postura de la ley de 1921. Para Lourdes Bascary, del Centro de Estudios Legales y Sociales de Argentina (CELS), esto se debe a la “tradición machista” que todo lo que tiene que ver con la “autodeterminación de las mujeres en su sexualidad es considerado conflictivo porque cuestiona su papel  tradicional”.

Esta vez, empero, Bascary es optimista y confía que se apruebe el proyecto de ley, porque en Argentina “urge la legalización del aborto para sellar una brecha en nuestra democracia”.

Álgido debate parlamentario en plena campaña electoral

La actual situación política en Argentina dificulta toda decisión en el Parlamento. El presidente Mauricio Macri, en gran medida impopular, busca ser reelegido en octubre. Aunque Macri mismo hizo posible el debate sobre el aborto, se opone a su legalización. La derrota de los defensores del aborto en el Senado se debió, en gran parte, a su partido.

Los partidarios del “pañuelazo” quieren seguir tomándose las calles, para que la Argentina, en su opinión, se convierta en el líder la liberalización del aborto en toda América Latina.

Fuente: DW