La última vida del presidente

La última vida del presidente

Por unas horas, y hay que tocar madera o cruzar los dedos antes de decirlo, pareciera que la Argentina tiene un pequeño respiro. Las cosas están, como quién dice, atadas con alfileres. Una leve brisa puede producir, en el momento menos pensado, un desastre. Pero cada segundo es cada segundo, y hace ya como tres semanas que pararon los huracanes y las tempestades. Lo que quedó no es lindo de ver, casi un páramo. Pero, tal vez, quién dice, habrá tiempo ahora de contar las bajas y empezar de nuevo.

Toda esta exageración de metáforas, quizá sirva para entender lo que ocurre con la economía argentina desde hace tres semanas. Básicamente, sucede que el dólar se calmó. Luego de un semestre delirante, en el cual una vertiginosa y masiva fuga de divisas lo empujó a valer el doble de lo que valía, finalmente, pareciera que, por un tiempo, el Gobierno y su padrino, el Fondo Monetario Internacional, han empezado a controlar la fiera. Hubo megadevaluación, la inflación es tremenda, se perdieron casi la mitad de las reservas. Pero, sea como fuere, ahora el dólar parece mansito y eso cambia un poco el estado de las cosas.

Es impresionante lo que ocurre en la Argentina con el dólar: como casi en ningún otro país, es un gran ordenador. Cuando se descontrola, todo se pone oscuro, tenebroso, entramos en pánico. Al descontrol sigue la desesperación por comprar dólares a cualquier precio, a todo eso una suba de precios delirantes, luego una recesión profunda, la caída del empleo, la suba de la pobreza, el retiro en goteo de depósitos de los bancos y la desesperación de no saber dónde termina todo.

Bastan unos números para entender cómo cambió el panorama. El Gobierno pronosticaba que la economía crecería este año un 3 %. Caerá dos. Calculaba que la inflación sería de alrededor del 15 %. Será cercana al 45 %. Pensaba que el dólar valdría 23 pesos en diciembre. Ayer cerró a 37, tras haber llegado a 42,5. Y todavía faltan números malos en los próximos meses. El Fondo Monetario Internacional era un mal recuerdo para Argentina. Ahora es el poder real, a tal punto que ha instalado una oficina en el mismo Banco Central. La deuda externa ha vuelto a ser un peso agobiante para la economía argentina.

Es lógico que todo esto haya tenido un efecto político. Antes de abril, cuando los fondos de inversión y los grandes bancos decidieron huir de la Argentina, Mauricio Macri iba derechito hacia su reelección: le llevaba alrededor de diez puntos de ventaja a su principal competidora, la expresidenta Cristina Kirchner. Ahora, los sondeos muestran que la imagen de su Gobierno cayó en picada, que más del 65% de los argentinos ven que todo anda mal y puede andar peor. Sin embargo, los pronósticos electorales están divididos entre quienes auguran que Macri aun ganaría por un pelito en la presidencial del año que viene o que la triunfadora sería Cristina, también por un haz de luz. O sea: todo parece muy empatado.

Cuando Macri asumió, sus opositores lo bautizaron gato, lo que en lenguaje callejero argentino significaría ventajero, falso, aprovechador, poco confiable. Algunos de sus seguidores, con el tiempo, explicaron que, como los gatos, Macri tenía siete vidas. Si fuera así, parece que le queda todavía una. La escuela optimista sostiene que ya pasó lo peor, que habrá unos meses aun de alta inflación, y dura recesión pero que luego de ellos se empezarán a sentir los beneficios de la combinación entre megadavaluación y estabilidad: menos inflación, más crecimiento. Cambiará, entonces, el clima. Macri se presentará como un piloto de tormentas, pedirá al pueblo que no desperdicie el esfuerzo realizado votando a Cristina. Si ahora, que las cosas están mal, el gato Macri empata, en unos meses, según este enfoque, ganará las elecciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: